Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alerta por un viejo emblema del tren

La Asociación Tren Alcoi-Gandia exige la rehabilitación de los restos del Pont de Ferro de Muro, dañados por el paso del tiempo y las lluvias

Pilastras del antiguo Pont de Ferro de Muro, por el que discurría el tren hacia Gandia.

Pilastras del antiguo Pont de Ferro de Muro, por el que discurría el tren hacia Gandia. Juani Ruz

El deterioro provocado por el paso del tiempo y la erosión a causa de las lluvias podría suponer, si no se actúa antes, la desaparición de lo que en su día fue un emblema del progreso en Muro. Los temporales de hace algunos meses agravaron el mal estado de las pilastras del puente de hierro con el que la línea férrea Alcoy-Gandia salvaba el río Agres en esa población. Son el único vestigio de un viaducto que medía casi 133 metros de largo y 16 de altura, y que fue desmantelado poco después del cierre del ferrocarril, en abril de 1969, como casi todos los de la línea.

La Asociación Tren Alcoi-Gandia, que trabaja por la preservación de la memoria del antiguo ferrocarril y de su patrimonio, ha advertido del peligro de que las pilastras se vengan abajo y con ello se pierda una pieza muy importante del pasado, no solo a nivel material sino también sentimental. Y es que el Pont de Ferro de Muro era, por sus características, un espacio muy singular para la población, hasta el punto de ser un lugar habitual de paseos dominicales, como lo atestiguan numerosas fotografías.

Los últimos temporales, particularmente el de septiembre de 2019, han socavado los cimientos de las pilastras, hasta el punto de hacer visibles los de una de ellas. También se han producido deslizamientos en las laderas del cauce, que han afectado a los estribos donde se asentaban los extremos del viaducto. Por ello, la Asociación Tren Alcoi-Gandia hace especial hincapié en el mal estado en el que se encuentran estos elementos, y pide que se rehabiliten. Además, exige que se declaren Bien de Relevancia Local (BRL), al igual que el resto de vestigios ferroviarios que subsisten.

El presidente de la asociación, Jaume Gómez, insiste en que las pilastras «están totalmente desprotegidas, y expuestas de manera directa a la fuerza del agua en caso de que se produjera otro temporal. Por ello, incide en la necesidad de actuar. El proyecto para la transformación en una vía verde de todo el antiguo trazado ferroviario entre Alcoy y Gandia comprende la restitución del tablero del viaducto, pero el responsable de la entidad cívica reitera la obligación de «que se mantenga el elemento original, restaurándolo y aprovechándolo». Actuaciones similares se llevaron a cabo hace algunos años entre Banyeres y Villena, en la traza del antiguo ferrocarril que, también desde Muro, conectaba Alcoy con la capital del Alto Vinalopó, cerrada igualmente en 1969. Gómez reclama también que se desbroce el cauce del río, de manera que «se pueda divisar lo que era el Pont de Ferro» sin que lo tape la maleza. En este sentido, recuerda que en una de las pilastras ha crecido un tilo, cuyas raíces han desplazado algunas piedras del resto ferroviario hacia el río.

Buena disposición municipal

El presidente de la Asociación Tren Alcoi-Gandia abordó el problema hace pocas fechas en una reunión con representantes del equipo de gobierno de Muro, entre ellos el concejal de Urbanismo, Juan Manuel Sanchis. El edil señala que el Ayuntamiento está de acuerdo con la rehabilitación de los restos del puente que pide el colectivo, ya que «es la única forma de que perduren en el tiempo». También en el caso de los otros elementos ferroviarios que se conservan, como la antigua estación, la cantina y el muelle de mercancías. «Se apuesta por conservarlos y darles un uso».

La reparación del puente, coincide Sanchis, es necesaria para evitar que la erosión «socave más una de las pilastras y al final se venga abajo». La actuación, además, no sería muy costosa. Sin embargo, al tratarse de un cauce fluvial, matiza, requiere del permiso de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), por lo que se estudiará la forma de proceder.

El edil se muestra además satisfecho del proyecto de vía verde, que Generalitat dio a conocer hace poco a los Ayuntamientos de Muro, Gaianes, Beniarrés y l’Orxa en una reunión. El proyecto, integrado en la red internacional de rutas ciclistas EuroVelo, podría comenzar a ejecutarse en 2023.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats