Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La fortaleza de un campeón de boccia

El ibense Paco Bautista ha logrado, con diecinueve años, ser dos veces campeón de España y otras cuatro subcampeón en este deporte paralímpico muy similar a la petanca que exige mucha destreza

Paco Bautista, en una de las competiciones de boccia en las que ha participado recientemente. | INFORMACIÓN

Paco Bautista, en una de las competiciones de boccia en las que ha participado recientemente. | INFORMACIÓN

A sus diecinueve años de edad Paco Bautista ya puede presumir de haber conseguido cuatro títulos como subcampeón y dos como campeón de España de boccia. Una carrera que ha conseguido de la mano de sus padres que se han formado para ser sus propios entrenadores y ayudar así a su hijo a mejorar en esta disciplina paralímpica. Una meta que ha supuesto años de formación para la familia que actualmente continúa fijándose metas para que este deportista siga conquistando triunfos deportivos y motivacionales.

Diez años de trayectoria deportiva y mucho esfuerzo han dado sus frutos. María Jesús y Paco, padres de Paco Bautista decidieron motivar a su hijo para iniciarse en el boccia y lo que es más importante formase para convertirse en sus entrenadores y que de esta forma pudiera evolucionar. Una disciplina paralímpica de precisión y estrategia que consiste en realizar distintos lanzamientos con bolas de diversidad de durezas. Como explica su madre y entrenadora, María Jesús, «esta característica es muy importante ya que todas las bolas no son iguales y hay que adaptar la dureza a cada jugador, en nuestro caso a pesar de llevar nueve años jugando, aún seguimos probando nuevas durezas pero hay que ir poco a poco porque son caras y no se pueden comprar todas de golpe».

El deportista ibense, en silla, junto a su padre, que también ejerce como técnico deportivo. | INFORMACIÓN

Respecto a su labor como entrenadores, algo que en muchas ocasiones sorprende cuando acuden a las competiciones explica que «al principio empezamos simplemente tirando bolas y aprendiendo con él, ya que nosotros empezábamos de cero, un poco a nivel ocio como un hobby, pero cuando entendimos mejor el juego nos enganchamos. Actualmente la FEDPC ha realizado un curso de entrenador de Boccia para que haya una formación reglada como existe en otros países, una oportunidad que mi marido ha aprovechado para realizar el curso de entrenador de boccia convocado por esta entidad para seguir creciendo y ayudando a nuestro hijo».

Al esfuerzo teórico que su padre está haciendo se suma la organización que la familia lleva a cabo para poder cubrir la rutina de entrenamiento que como explica la madre de Paco Bautista «consta de dos entrenos semanales excepto cuando hay competición cerca que aumentan. Explica que «en la parte física se trabaja la fuerza de lanzamiento, la resistencia, control postural, etc; y en la táctica, se trabaja la resolución de jugadas con supuestos, razonando en todo momento con él lo que ocurre si se tira de una forma o de otra o como se pueden resolver ciertas situaciones que pueden aparecer en el momento de juego, siempre intentamos que él sepa tomar decisiones y que sean las más acertadas. Ya que durante una partida no podemos hablar con él, él es quién decide cómo quiere jugar o cómo quiere resolver una situación de juego.

Asegura que además de los aspectos centrados en el deporte es muy importante trabajar la parte psicológica «intentamos que aprenda a relajarse ya que él se impone grandes metas, es muy competitivo; que aprenda a perder, esto es muy importante, nosotros siempre le decimos que hay que perder para aprender para que no se frustre y que disfrute con el juego».

Grandes dosis de esfuerzo

Aunque tener el entrenador en casa puede parece una cosa fácil María Jesús indica que existen dificultades «hay que aprender a separar la parte parental con la de entrenador y deportista, no es fácil porque te llevas muchas veces el entreno a casa y hay que poner límites, muchas veces cuando se acercan las competiciones solo hablamos de la boccia, en los entrenos, en la comida, en la cena; es complicado aprender a separar, pero cada vez vamos mejorando».

Mucho esfuerzo que como asegura su madre y entrenadora «cuando estamos en pista y vemos que todo va saliendo bien, indistintamente si gana o pierde, que lo trabajado sale, no da un subidón de adrenalina muy necesario para sentir que vamos por buen camino; sin duda lo más importante es poder compartir de forma directa toda la vivencia deportiva con nuestro hijo. Esta trayectoria lo ha cambiado a él pero ha cambiado también toda nuestra estructura familiar que sin duda, ahora es más fuerte».

Una disciplina deportiva que te mejora la vida

Para las personas con algún tipo de diversidad funcional es difícil encontrar actividades en las puedan desarrollar y conocer gente, en este caso a Paco le ha aportado ese punto de socialización. Viajar por diferentes lugares de España, desarrollarse como cualquier persona con sus hobbies, sus amistades, ilusionarse y motivarse así como tener un aliciente más junto a su familia. A nivel físico le aporta muchos beneficios, entre otros mejora la espasticidad de sus músculos, con las sesiones de fisioterapia y la RHB que se le dan ligadas al deporte.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats