Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Generalitat olvida la variante de Benimarfull proyectada hace 19 años

La obra debía evitar la angosta travesía de la CV-700 y desapareció de los presupuestos autonómicos en 2012 sin haber llegado a iniciarse

Vehículos en la travesía de la CV-700 en Benimarfull, cuya variante se quedó en el ostracismo. | JUANI RUZ

Vehículos en la travesía de la CV-700 en Benimarfull, cuya variante se quedó en el ostracismo. | JUANI RUZ

La Generalitat ha olvidado la variante que planteó en Benimarfull hace ya casi 20 años para evitar que la carretera CV-700 discurriera por el casco urbano de esta localidad de El Comtat. La actuación no se contempla en los presupuestos autonómicos para 2021, al igual que viene sucediendo durante la última década, pese a que en su momento, en los primeros años de este siglo, se llegó a redactar un proyecto y se reflejó en las cuentas del Consell durante varios años en esa época.

Con una longitud de poco más de dos kilómetros, la ronda proyectada debía circunvalar el núcleo urbano de Benimarfull por el norte, desde un punto cercano al actual enlace de la CV-700 con la autovía A-7 hasta el cruce con la CV-704, que comunica esta localidad con Benillup. El objeto de esta variante era eludir la angosta travesía de la carretera por el interior de Benimarfull. La vía constituye una de las principales calles del municipio, y tiene tal estrechez en su tramo central que no pueden cruzarse dos vehículos, por lo que el tráfico debe regularse mediante semáforos.

No se trata de un punto donde se produzcan atascos, pero el volumen de tráfico es significativo y el paso alternativo en un sentido y otro hace que el trasiego sea casi constante. Según los últimos datos de la Generalitat, referidos a 2019, por aquí pasan diariamente una media de 2.368 vehículos, de los cuales un 3% son camiones. Además, en la travesía se ubican servicios como la panadería, la carnicería, la cooperativa agrícola, la farmacia y la casa de cultura, lo que hace habitual que haya peatones transitando por las estrechas aceras. Así pues, la variante supondría una mejora muy notable para la seguridad vial.

A eso hay que añadir que esta población, pese a que apenas cuenta con 400 habitantes, cuenta con un pequeño polígono industrial, favorecido por su proximidad a localidades más grandes como Muro y Cocentaina y, desde hace una década, por el acceso directo a la A-7. Las fábricas están al este de la población, salvo una que se encuentra en el lado opuesto, por lo que es necesario atravesarla para acceder a ellas desde la autovía y las principales poblaciones de la zona.

Las primeras noticias sobre la construcción de una variante que evitara la travesía de Benimarfull se remontan al año 2002. La Generalitat encargó la redacción de un proyecto básico, que tras su elaboración se presentó a exposición pública y que fue definitivamente aprobado por la entonces Conselleria de Infraestructuras y Transporte a finales de 2005. El documento todavía puede consultarse, e incluso descargarse, en la página web de la actual Conselleria de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad. En los años siguientes, la obra apareció en los presupuestos de la Generalitat, pero siempre con cantidades que rondaban los 100.000 euros, y que por su escasa cuantía denotan que se correspondían con la redacción del proyecto definitivo.

Sin embargo, a partir de 2012 la variante de Benimarfull desapareció de las cuentas autonómicas, sin que se llegara, no ya a iniciar la obra, sino que ni tan siquiera se llegó a contar con el proyecto definitivo. La actuación prevista pasó a un ostracismo del que ya no ha salido, tal y como ha quedado confirmado en el proyecto presupuestario de 2021. Eso sí, el problema que motivó la planificación de esta obra no ha desaparecido, sino más bien al contrario, ya que la apertura de la A-7 supuso un impulso industrial para el municipio, al dotarle de un acceso directo a esta vía de gran capacidad.

Proyecto anterior a la A-7

Hay que tener en cuenta que el proyecto básico de la variante de Benimarfull se redactó antes de que se construyera la A-7, por lo que muy probablemente a día de hoy se encontraría de todos modos desfasado. La planificación incluía una reforma de trazado de la CV-700 al oeste de la rotonda donde debería empezar la nueva ronda, prácticamente en la zona por donde discurre en la actualidad la autovía. Por esta razón, en el hipotético caso de que se retomara la actuación, muy probablemente habría que volver a comenzarla totalmente de cero.

Este periódico ha preguntado a la Conselleria de Política Territorial si se contempla para el futuro retomar de algún modo el proyecto de la variante, sin obtener respuesta hasta la fecha. En todo caso, tal y como ha publicado INFORMACIÓN en diversas ocasiones, la última en octubre de 2019, la travesía supone un incordio para los vecinos de Benimarfull.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats