Los principales municipios del departamento sanitario de Alcoy han decidido cerrar espacios públicos por un periodo mínimo de dos semanas y piden a los vecinos que se confinen y no salgan de casa más que lo imprescindible, ante la gran escalada de casos que se ha producido en las últimas jornadas. A lo largo de este martes, los ayuntamientos de Ibi, Cocentaina, Muro y Onil emitieron sucesivos comunicados alertando de la elevada incidencia del virus en estas localidades y decretando la clausura de centros culturales, deportivos y de esparcimiento. Se sumaron así a Alcoy y Castalla, que cuentan con medidas específicas por estar confinados perimetralmente, y a Banyeres, que se adelantó y ya el lunes a última hora se pronunció en este mismo sentido.

Los consistorios fueron reaccionando en cadena tras conocerse, a primera hora de ayer, los alarmantes datos de la evolución de la pandemia en este departamento sanitario. La desorbitada incidencia media de 1.484,12 casos por 100.000 habitantes no se debe únicamente a las tasas que presentan Alcoy (1.806 por 100.000)) y Castalla (1.560 por 100.000), municipios actualmente confinados, ya que todas las localidades grandes del área de salud presentan ahora mismo tasas superiores a 1.000, salvo Cocentaina aunque por muy poco (912,17). Las más altas son en las poblaciones con cierre perimetral, y preocupa especialmente el caso de Alcoy, donde hay en estos momentos 1.066 casos activos, lo que quiere decir que un 1,8% de la población de la ciudad se encuentra enferma. Por su parte, Ibi acumula 326 casos en las últimas dos semanas y Castalla 158, mientras que Cocentaina, Muro, Banyeres y Onil suman 409, con aproximadamente un centenar en cada una de estas localidades.

Ante este panorama, todos los ayuntamientos han pedido a los ciudadanos que se confinen de manera voluntaria y no salgan de casa más que para trabajar, hacer la compra o cualquier otra actividad imprescindible, y que eviten cualquier contacto social siempre que sea posible. Consistorios como los de Banyeres e Ibi señalan directamente a la «irresponsabilidad» de algunas personas que a lo largo de las pasadas Navidades celebraron reuniones familiares o de amigos sin tener en cuenta la existencia de la pandemia, y que ahora han dado pie a cadenas de transmisión del virus. Por su parte, el de Onil recuerda de forma explícita que aplica las restricciones que sus competencias le permiten, y por ello insiste en apelar a que se actúe «con la máxima cautela y prudencia». Esta población extiende sus medidas hasta el 24 de enero, mientras que Muro las prolonga al 27 y en Ibi y Cocentaina estarán vigentes, al menos, hasta el día 31.

Mientras tanto, en Castalla y en Alcoy siguen los controles en los accesos. El alcalde alcoyano, Toni Francés, recordó que los contagios que se están notificando ahora se produjeron en realidad antes de que se pusieran en marcha las restricciones ahora vigentes, las cuales se mostró convencido de que «ayudarán a reducir de manera muy importante y rápida la incidencia», aunque «para ello hay que mantener todas las precauciones», por lo que apeló a su cumplimiento.

Te puede interesar:

L’Alqueria d’Asnar reclama medidas más duras al Consell

El alcalde de l’Alqueria d’Asnar, Jaume Pascual, exigió al Consell medidas más estrictas como confinamientos por áreas de salud, para «restringir al máximo la movilidad y que sólo se pueda salir a trabajar y a comprar lo imprescindible». Con 7 casos activos, no es la única localidad de pocos habitantes muy afectada por el virus; también lo están otras como Alfafara, Beniarrés y, sobre todo, Benilloba, con 28 contagiados. Asimismo, se ha dado un primer caso en Millena.