30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Síndic insta a frenar el deterioro del Molí del Salt de Benilloba

El Defensor del Pueblo pide al Ayuntamiento y a la Conselleria de Cultura que intervengan para que no se degrade más el entorno - Bien de Relevancia Local, el lugar es de propiedad privada

Molí del Salt de Benilloba, con las ruinas del inmueble a cuyo deterioro se quiere poner fin, y la cascada del río Frainos.

Molí del Salt de Benilloba, con las ruinas del inmueble a cuyo deterioro se quiere poner fin, y la cascada del río Frainos. JUANI RUZ

El Síndic de Greuges ha pedido a las administraciones públicas que intervengan para frenar el deterioro del Molí del Salt de Benilloba y que realicen una adecuada conservación y puesta en valor de este paraje. La institución recomienda al Ayuntamiento de la localidad y a la Conselleria de Educación, Cultura y Deporte que trabajen en común para adoptar todas las medidas necesarias para salvaguardar este lugar, que está protegido bajo la figura de Bien de Relevancia Local (BRL). Asimismo, les solicita que emitan informes manifestando si aceptan o no estas consideraciones y por qué.

La resolución del Defensor del Pueblo valenciano, publicada en su página web hace pocos días, viene a raíz de la queja de un particular, en la que expresaba que no se están llevando a cabo las medidas establecidas en una orden por el Ayuntamiento en 2018 para que el área de Patrimonio de la Generalitat ejecutara los trabajos pertinentes para evitar una mayor degradación del antiguo molino que da nombre al paraje. El edificio, que se encuentra en ruinas, es de propiedad privada. El Síndic pidió a las administraciones implicadas información acerca de las actuaciones que debían realizarse, y si se habían ejecutado. El Consistorio respondió que se instó a los propietarios a vallar y señalizar las ruinas, sin que éstos hayan cumplido la orden. También alegó que la capacidad de actuación municipal es muy limitada, por sus escasos recursos económicos y tratarse además de una propiedad privada.

La Conselleria de Cultura, por su parte, afirmó que desconocía qué actuaciones había exigido el Ayuntamiento de Benilloba a los propietarios del Molí del Salt, y que tras recibir la notificación del Síndic ha pedido al Consistorio que le informe acerca de las medidas ordenadas. Ese escrito debía acompañarse, además, «de un informe municipal exhaustivo» que explique los antecedentes que fundamentaron la decisión y las acciones realizadas para velar por su cumplimiento. En este sentido, el particular que efectuó la queja mostró de manera implícita una cierta indignación en la fase de alegaciones, recordando que la Generalitat es la última responsable de la conservación del patrimonio, y que al ser el Molí del Salt un BRL es aplicable la legislación autonómica, que establece que ante la inacción de los propietarios privados actuará de oficio la administración, derivando después el gasto a los particulares.

El apoyo obligado de Cultura

La resolución del Síndic va bastante en línea con las alegaciones de la persona que formuló la queja, ya que, si bien critica de manera implícita que la única actuación municipal para evitar el deterioro del Molí del Salt desde 2018 haya sido el envío de una notificación a los propietarios para exigirles que intervengan, «no es menos cierto que el Ayuntamiento de Benilloba necesita el apoyo y la colaboración de la Conselleria», dado que sus medios personales y técnicos son muy limitados. Por ello, insta a Cultura a trabajar en común con el consistorio para detener la degradación del paraje y ponerlo en valor.

El Molí del Salt toma su nombre del desnivel que salva en ese punto el río Frainos, ofreciendo una espectacular cascada. La energía del agua sirvió para llevar la luz eléctrica por primera vez a Benilloba a inicios del siglo XX. El Ayuntamiento acondicionó con la ayuda de la Diputación el camino de acceso hace algunos años.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats