Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ciervos, muflones y arruís, en riesgo por la caza sin control

Un colectivo animalista alerta del «exterminio de especies» en 5 años en la provincia si la Conselleria de Agricultura «continúa ampliando el periodo de caza» en épocas de celo y cría

Una cierva y su cría en las montañas del interior de la provincia alicantina. | INFORMACIÓN

Una cierva y su cría en las montañas del interior de la provincia alicantina. | INFORMACIÓN

Preocupación. La Asociación en Defensa de Herbívoros contra Incendios Forestales (ADHIF) denuncia la ampliación de los periodos de caza mayor año tras año y alerta de la extinción de algunas extinción en la provincia en un periodo de 5 años si no se respetan las épocas de celo y cría de, por ejemplo, ciervos, muflones y arruís.

Los herbívoros juegan un papel fundamental en la prevención de incendios forestales, limpiando de combustible las montañas. La Asociación en Defensa de Herbívoros contra Incendios Forestales (ADHIF), en este sentido, denuncia las constantes ampliaciones de la temporada de caza mayor por parte de la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, ya que en 2021 ha llegado a afectar a la época de cría, lo que el colectivo califica de «barbaridad».

«No estamos en contra de la caza, pero pedimos a la conselleria que controle que sea sostenible»

CARLOS SAPENA - ASOCIACIÓN DEFENSA HERBÍVOROS

decoration

«Permitir que se cace cuando las hembras de especies como el ciervo, el muflón o el arruí empiezan a parir, están preñadas o con sus crías recién nacidas, aboca a las crías huérfanas a una muerte segura», tal y como denuncia el secretario de la entidad, Carlos Sapena.

Si los periodos en que este tipo de caza está permitida abarcan desde la época del celo, conocida como la berrea, y hasta la de cría «supondrá el exterminio de algunas especies de herbívoros en la provincia en un plazo de 5 años», sentencia Sapena. Con esto, aclara, «no quiere decir que estemos en contra de la caza», pero el colectivo pide a la Conselleria que «actúe en consecuencia» para que esta actividad se desarrolle de forma sostenible.

«Los herbívoros son necesarios en nuestros montes» por la labor que juegan eliminando combustible en caso de incendio, pero además «es una maravilla poder salir a nuestro entorno natural y ver a estos animales», cuya existencia en la provincia «mucha gente desconoce», insiste el secretario de ADHIF.

«No se puede permitir que maten animales cuando tienen que copular o están pariendo»

decoration

Pero el problema no acaba ahí. Según denuncia el colectivo animalista «decimos que termina la temporada de caza y no es totalmente cierto, pues, como no han tenido suficiente los cazadores con los más de 6 meses de temporada que han prorrogado los recechos y batidas incluso hasta después del 28 de febrero», todavía cabe sumar «los permisos extras por daños a la agricultura». En este sentido, desde ADHIF aseguran que «muchas veces» se trata de «falsos daños» y que sin embargo «la Conselleria otorga los permisos sistemáticamente».

Según denuncia la entidad, este es uno de los puntos que «más nos preocupa», ya que con «esos permisos por supuestos daños, los agricultores, y en numerosas ocasiones cazadores, en vez de abatir a los animales en sus cultivos y así protegerlos, usan esos permisos de caza en el interior de cotos, algo que es ilegal». En estos casos, insiste el colectivo, no abaten a los animales que han causado daños, por lo que «no acaban nunca con el problema y pueden volver a pedir permisos» que les «permite cazar los 365 días del año».

Imagen de un arruí. | INFORMACIÓN

Imagen de un arruí. | INFORMACIÓN

En este sentido, Carlos Sapena denuncia la «mala gestión de la conselleria», quien a su juicio «debería controlar» las solicitudes de permisos de caza justificadas con daños en cultivos. «Hoy en días las nuevas tecnologías permiten localizar fotografías, por ejemplo, y la Generalitat debería exigir pruebas de que el animal ha sido abatido en el terreno en el que supuestamente se han producido los daños».

Otro problema que detecta el colectivo en este sentido es que «los daños en parcelas agrícolas suelen provocarlos jabalíes. Sin embargo, cuando la administración autoriza una batida de jabalí se incluyen los ciervos, arruís, gamos, cabras montesas, corzos y muflones».

La «mala gestión cinegética que está haciendo la conselleria durante tantos años» no soluciona, según insisten desde ADHIF, ni los problemas de daños en la agricultura, ni los accidentes de tráfico con la fauna silvestre; todo lo contrario, se está fomentando la «modificación del comportamiento de las especies y tendremos más daños, porque ellas saben que en los cultivos y en las zonas periurbanas están más seguras que en el monte», con lo que esto «se convierte en un círculo vicioso».

Arruís

Otro aspecto que desde el colectivo en defensa de los herbívoros han cuestionado es «por qué se está permitiendo la comercialización de la caza del arruí en la provincia», cuando «los estudios científicos realizados demuestran que no es una especie invasora porque no se hibrida, no contamina, no transmite enfermedades, no desplaza a otras autóctonas y no perjudica a las economías locales».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats