Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La «nueva normalidad» en las zonas rurales: más vecinos en 42 pequeños pueblos de la provincia

Los datos de variaciones residenciales de 2020 confirman la revalorización social de estos espacios con la pandemia al percibirlos como seguros - Algunos municipios temen que pueda ser una moda pasajera

La Torre de les Maçanes, una de las localidades donde han subido los empadronamientos. | RAFA ARJONES

La pandemia ha propiciado un incremento en la llegada de nuevos vecinos a los pueblos pequeños de la provincia. Lo que desde hace un año lleva afirmándose como percepción ahora se corrobora con datos. Las cifras de variaciones residenciales del Instituto Nacional de Estadística (INE) muestran cómo en 2020 hubo más traslados de población desde otro punto de España que en 2019 en 42 municipios de la provincia con menos de 2.000 habitantes. Y en algunos, además, la diferencia es importante.

En la mayoría de estas localidades, además, descendió el número de bajas en el padrón, lo que hizo que el saldo fuera aún más favorable. En general, a la vista de los datos, se constata que los espacios rurales se han visto como más seguros por estar menos aglomerados, así como por las ventajas para desarrollar la vida diaria en medio de restricciones como el confinamiento.

Antonio Martínez Puche, director en la Universidad de Alicante (UA) de la Cátedra Interuniversitaria Avant sobre despoblación, afirma que «el contexto de la pandemia ha sido un detonante» para que muchas personas decidan mudarse. Junto con la sensación de seguridad, los pueblos «en general se han visto menos afectados» por el virus. Por ello, considera que el contexto «ha ayudado a reforzar el imaginario colectivo sobre el medio rural».

Ahora bien, el profesor de Geografía Humana de la UA recuerda, que para que esto tenga continuidad «es fundamental que haya servicios», y solucionar cuestiones como la escasez de viviendas en las zonas rurales. Y también, que se den condiciones de «conectividad y accesibilidad». En este sentido, con todo, apunta a que los pueblos de Alicante «realmente están cerca de nodos comarcales y provinciales».

Ese factor es decisivo en municipios como Alcosser, cuya alcaldesa, Lucía Capablanca, explica que buena parte de los nuevos vecinos son propietarios de lo que hasta ahora eran segundas residencias. Aunque de momento no han sido muchos, se muestra optimista con que pueda ser un punto de partida para que esos vecinos se asienten y el pueblo «tenga vida no solo en verano».

Sin embargo, el fenómeno tiene varias caras, como señala Maria Josep Puig, concejal en la Vall de Gallinera, uno de los municipios donde más han crecido las altas en el padrón. Por un lado, se felicita de que la llegada de nuevas familias se ha notado en algo «tan sagrado» como que haya más alumnos a la escuela, lo que le hace sentir «orgullosa». Eso sí, también advierte de la falta de vivienda: «Ha habido mucha demanda de alquiler; si hubiéramos tenido oferta, seguro que habría venido más gente».

Puig alude además a otro factor que le hace no ser muy optimista: «Hay quien ha visto el volver al pueblo como una situación de escape y no como una oportunidad de verdad», ya que se ha empadronado pero está viviendo realmente en el valle. Por ello, le parece más una estrategia para «tener excusa para venir en caso de que nos confinaran otra vez». Y lamenta que «mucha gente de capital no entiende que vivir en el medio rural no consiste en lo que tú le puedas sacar, sino en lo que le puedas aportar».

Con similar escepticismo se manifiesta la directora del colegio de la Torre de les Maçanes, Llúcia Torregrosa, después de que el aumento de matrícula del año pasado haya quedado casi en una anécdota: parte de los nuevos alumnos, aunque no todos, se han ido. Por ello, le ha quedado una cierta sensación de que hay quien ha querido «utilizar» a los pueblos como «algo transitorio» hasta que pase la pandemia. «Huyen de la ciudad, pero no saben vivir fuera de ella», o incluso «creen que aquí pueden saltarse las normas sanitarias, cuando de ninguna forma es así».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats