Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Generalitat prevé la reparación de las fachadas del barrio de La Sang en Alcoy

La propuesta vecinal para la rehabilitación de las viviendas consigue los avales necesarios y pasa a la fase de estudio para su inclusión en los presupuestos participativos - La Conselleria confía en poder asumir la actuación en dos ejercicios

Las fachadas presentan problemas de construcción que suponen un riesgo para los viandantes. |

Las fachadas presentan problemas de construcción que suponen un riesgo para los viandantes. | JUANI RUZ

La Generalitat prevé reparar las fachadas del barrio de La Sang, en Alcoy, a través de los presupuesto participativos. La propuesta vecinal para la rehabilitación de las viviendas ha logrado los avales necesarios y ha pasado a la fase de estudio para su inclusión. La Conselleria confía en poder asumir la actuación en dos ejercicios.

El barrio de La Sang, situado en el centro de Alcoy, presenta deficiencias desde su construcción. Los vecinos han tenido que hacer frente a numerosas reparaciones, tanto en el interior como en el exterior de las viviendas, pero los constantes desprendimientos de las fachadas les ha obligado a reclamar soluciones definitivas a las diferentes administraciones públicas, dado que una rehabilitación completa del revestimiento resulta inasumible económicamente para los propietarios.

Fue a finales de los 80 cuando el Ayuntamiento, de la mano de la Generalitat, impulsó un proyecto de intervención en el casco antiguo a través del Plan ARA. El barrio de La Sang fue una de las intervenciones que se llevaron a cabo, donde el entonces Instituto Valenciano de la Vivienda (IVVSA) construyó 143 viviendas sociales y locales comerciales.

Pese a que el proyecto se inició en 1991, no fue hasta el año 2000 cuando se entregaron las llaves. Prácticamente desde el primer día los vecinos empezaron a detectar deficiencias tanto en el interior de los pisos como a nivel estructural, destacando como principal problema el desprendimiento de las piedras que recubren las fachadas, piezas de más de 5 kilos y 6 centímetros de grosor que caen a la vía pública con el riesgo que ello supone.

En estos veinte años los propietarios han denunciado en multitud de ocasiones la situación y han pedido ayuda a las administraciones públicas. Incluso han constituido su propia asociación vecinal. Además, el tema está judicializado desde que hace más de una década un grupo de vecinos decidiese denunciar.

En el periplo de buscar una solución para rehabilitar las fachadas, los propietarios presentaron una propuesta a los presupuestos participativos de la Generalitat, a través de los cuales está previsto destinar 13,7 millones de euros a proyectos de las Comarcas Centrales. La iniciativa vecinal ha logrado los 150 avales necesarios para pasar a la siguiente fase, y ahora los técnicos de la Conselleria estudian la viabilidad tanto técnica como económica para incluir el proyecto.

Esta misma semana el alcalde de Alcoy, Toni Francés, los concejales de Urbanismo y Vivienda, Jordi Martínez y María Baca, y representantes vecinales se han reunido con el director general de Calidad, Rehabilitación y Eficiencia Energética, Alberto Rubio Garrido, quien «ha asegurado» que el proyecto del barrio de La Sang será financiado por la Generalitat a través de los presupuesto participativos en los ejercicios de 2022 y 2023.

«Nos ha dicho que informaría favorablemente y que eso implica que habrá financiación, pero nosotros nos mantenemos expectantes a la espera de ver cómo avanza el proceso participativo», ha explicado el presidente de la asociación de vecinos, Diego Fernández, al tiempo que ha recordado que «todavía falta votar».

El 14 de febrero la Conselleria dará a conocer qué proyectos son viables y «si entre todos no superan los 13,7 millones de euros que hay para las Comarcas Centrales podremos dar por hecho que la Generalitat rehabilitará las fachadas», en caso contrario «habrá que esperar al proceso de votación», ha detallado Fernández, quien confía en que ésta sea la vía para poner fin a dos décadas de reivindicaciones.

El Ayuntamiento encarga la redacción del proyecto

El Ayuntamiento de Alcoy, según ha asegurado la responsable de Vivienda, María Baca, ya ha encargado la redacción del proyecto de rehabilitación de las fachadas del barrio de La Sang, un paso fundamental tanto para desarrollar la actuación como para solicitar ciertas ayudas económicas. Por ello, desde la asociación de vecinos siguen reivindicando que «se avance en esta fase», así como recuerdan que el pleno municipal aprobó por unanimidad redactar un informe y el proyecto y buscar financiación. Los propietarios lamentan que los trámites vayan «tan lentos» después de 20 años.

Reposición de las piedras que caen a la vía pública

Los requerimientos para reparar el revestimiento atienden a quejas y no exigen una actuación total

La concejal de Vivienda, María Baca, ha explicado que los requerimientos que han recibido recientemente algunos vecinos del barrio de La Sang para reparar sus fachadas atienden a quejas que «realizaron ciudadanos a través de la Línea Verde» y que éstos no exigen una actuación global, sino que «repongan las piezas que se han desprendido».

La responsable municipal ha querido explicar la situación después de que la semana pasada los propietarios hiciesen público que habían recibido «una orden de arreglo de sus fachadas». En ese momento, tal y como recogió este diario, el presidente de la asociación de vecinos, Diego Fernández, denunció dicha situación y recordó que hay un acuerdo plenario para que el Ayuntamiento redacte el proyecto de rehabilitación del revestimiento de los inmuebles del barrio y busque financiación.

Los propietarios son conscientes, y así lo han manifestado en numerosas ocasiones, de que las fachadas «no están en condiciones», pero no pueden hacer frente a reparaciones de tal envergadura en el plazo exigido por la administración local, que, según han apuntado, es de diez días.

María Baca ha destacado la «singularidad» del barrio de La Sang, al tiempo que ha lamentado los problemas que están sufriendo los vecinos, pero también ha insistido en que es obligación de las comunidades de vecinos mantener las fachadas en buen estado y evitar que se produzcan desprendimientos. Con todo, ha insistido en que los requerimientos exigen la reposición de las piezas que han caído a la vía pública y no la reparación total del revestimiento.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats