Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La rehabilitación del barrio de La Sang de Alcoy todavía puede optar a los presupuestos participativos

El informe que excluye el proyecto no es definitivo, aunque la Generalitat plantea como segunda opción que los vecinos se acojan a fondos europeos

El revestimiento de las fachadas presenta graves deficiencias desde el primer día. | JUANI RUZ

La rehabilitación del barrio de La Sang, en Alcoy, todavía puede optar a los presupuestos participativos de la Generalitat. Así se lo ha expresado el director general de Calidad, Rehabilitación y Eficiencia Energética, Alberto Rubio, a los representantes vecinales durante un encuentro en el que también estuvieron presentes el alcalde, Toni Francés, y la concejala de Vivienda, María Baca. Al parecer, el informe que excluye el proyecto no es definitivo, aunque el responsable autonómico planteó como segunda opción que los propietarios se acojan a ayudas de fondos europeos.

Tal y como publicó ayer este diario, la rehabilitación de las fachadas del barrio de La Sang de Alcoy ha quedado fuera de los presupuestos participativos de la Generalitat al «encontrarse en curso procedimientos judiciales que dirimirán el agente» que tendrá que hacer frente a la actuación. Cabe recordar que doce propietarios de dos bloques denunciaron las deficiencias que presentaban los edificios antes de que finalizase el plazo de garantía, en este caso de 10 años.

Uno de los procedimientos judiciales debería haberse resuelto este verano, pero, según explicó ayer el presidente de la asociación de vecinos, Diego Fernández, «el juez había pedido un informe detallado» y dada su extensión «aplazó el proceso hasta 2022». De la otra denuncia «todavía no se sabe nada», insistió.

Esta situación, además de disgustar a los propietarios, que llevan 21 años reivindicando que se subsanen las deficiencias, provocó diferentes visiones y opiniones, pues, según la edil de Vivienda, «el proceso judicial de dos bloques impide que el resto de vecinos opten a la financiación de la Generalitat». Por ello, María Baca explicó que el director general de Calidad, Rehabilitación y Eficiencia Energética «va a solicitar un informe jurídico que estudie más en profundidad el caso», a fin de conocer si cabría la posibilidad de reparar las fachadas del resto de edificios que en su día no denunciaron.

Las baldosas se van desprendiendo y caen a la vía pública. | JUANI RUZ

«Nos han asegurado que todavía no está descartado por completo» y que en el caso de que el informe fuera favorable «se podría incluir en los presupuestos participativos», ya que entre todos los proyectos de las comarcas centrales la inversión no superaría los 8 millones de euros y la partida prevista para esta zona es de 13,7 millones, detalló Fernández.

Los técnicos de la Generalitat, antes de descartar el proyecto, cuantificaron la sustitución del revestimiento de las fachadas en 1,9 millones de euros, por lo que «habría dinero de sobra», insistió Baca.

En el caso de que el informe definitivo excluya la propuesta vecinal, Alberto Rubio planteó como segunda opción que los propietarios se acojan a la línea de ayudas que saldrá en noviembre procedente de fondos europeos. En este caso se pagaría el 80% del coste por vivienda y hasta el 100% en el caso de familias sin recursos.

En cualquier caso, los vecinos demandan al gobierno municipal que avance en la redacción del informe y del proyecto, así como que les ayude a buscar financiación, tal y como acordó el pleno a principios de año.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats