Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alcoy pondrá fin a los malos olores en Batoy con mejoras en el alcantarillado

El Ayuntamiento conectará el polígono industrial directamente con los colectores del río para evitar que las aguas crucen todo el barrio

Los primeros sondeos se han realizado entre los túneles que hay antes de llegar a Batoy. | JUANI RUZ

El Ayuntamiento de Alcoy pondrá fin a los malos olores en el barrio de Batoy con mejoras en el alcantarillado que pasan por conectar directamente los colectores del polígono industrial con los del río para evitar que las aguas crucen toda la zona residencial. Estos días se están realizando los sondeos previos al inicio de las obras.

Ya en 2017 el consistorio alcoyano acometió mejoras en el alcantarillado de Batoy. En aquel momento el principal problema se detectó en las calles Aitana y Carrascal, donde se estaban produciendo filtraciones a las viviendas. Con una inversión de 240.000 euros se construyeron y rehabilitaron varios tramos de alcantarillado para acabar con las humedades. Poco antes, además, la administración reconstruyó la red en la zona de Trencacaps, la cual discurre por la carretera de Banyeres y desemboca en la rotonda, y tuvo problemas de filtraciones debido a una rotura, lo que provocó vertidos de aguas residuales con los consiguientes malos olores.

Pero el problema de malos olores afecta a otras zonas del barrio, como las viviendas que están más próximas al área industrial de Castellar. En este caso, el Ayuntamiento tiene previsto conectar directamente los colectores del polígono con los del río a través de la calle Sotarroni, evitando que las conducciones atraviesen todo Batoy y, por consiguiente, acabar con el hedor que desprende el alcantarillado y que ha provocado la queda del vecindario en reiteradas ocasiones.

De este modo, la nueva conducción llevará directamente a los colectores del río las aguas que se viertan desde las naves industriales y que hasta ahora viene haciéndolo en el alcantarillado del barrio, según han explicado desde la administración local.

La actuación supone una inversión de 273.000 euros que contará con una subvención del Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (IVACE), que cubrirá el 53,51% del coste. El 46,49% restante lo asumirán las arcas municipales.

El plazo de ejecución es de cuatro meses a contar desde la fecha de la firma del acta de comprobación de replanteo, la cual tuvo lugar la semana pasada, según las citadas fuentes. Asimismo, esta semana se están realizando sondeos previos al inicio de las obras. Además, hay una garantía de un año, contando desde el momento en que el Ayuntamiento recepciones los trabajos.

El concejal de Obras y Servicios, Jordi Martínez, ha detallado que, pese a que la actuación se centra en el polígono industrial, de ahí la aportación del IVACE, también «mejorará la calidad de vida del vecindario de Batoy, ya que se evitarán los olores que en ocasiones podían haber en el barrio». El edil, por tanto, ha calificado las obras de «necesarias» a la vez que «muy demandadas».

En cuanto a los sondeos que se están realizando esta semana, Martínez ha concretado que se están desarrollando entre los dos túneles que enlazan Santa Rosa con Batoy. La zona ayer continuaba vallada, aunque no impedía el flujo constante de personas caminando, corriendo o en bicicleta que se registra a diario, al tratarse del inicio de la vía verde.

Los vecinos de la zona llevan tiempo denunciando malos olores. | JUANI RUZ

Tasa de alcantarillado

En noviembre de 2020 el pleno municipal aprobó, con los votos del PSOE y Podem, la nueva tasa de alcantarillado con la que el gobierno anunció que recaudaría cerca de 400.000 euros para mejorar la red de saneamiento de la ciudad.

Tal y como informó este diario, las mejoras previstas en 2021 en la red de alcantarillado ascienden 600.000 euros, una cuantía que se contempla en los presupuestos actuales desde su confección y que beneficia especialmente al barrio de Batoy, donde la inversión prevista desde el inicio rondaba los 300.000 euros, lo que supone el 50% de la inversión global en la ciudad. Es precisamente dicha cuantía la que se está invirtiendo ahora para reconducir las aguas del polígono industrial del barrio directamente a los colectores del río y evitar molestias por malos olores a los vecinos.

También cabe recordar que la mayoría de grupos de la oposición, los empresarios de la ciudad y numerosos vecinos mostraron rechazo a la nueva tasa, de la cual en 2021 solo se pagará el cuarto trimestre. En lo que va de año el Ayuntamiento ha informado por carta hasta en dos ocasiones a los ciudadanos, la última de ellas certificada. La tasa oscila entre los 10 euros para uso doméstico (2,5 euros este años) y 100 euros (25 euros en 2021) para las industrias.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats