Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La primera empresa pública de Alcoy despega este trimestre tras años de espera

La sociedad mercantil quedó paralizada a causa de la Ley Montoro - La gestión del complejo deportivo Eduardo Latorre será el primer servicio que asuma, a los que le seguirán otros de manera progresiva

El complejo deportivo Eduardo Latorre será gestionado por la empresa pública. | JUANI RUZ

El debate entre una gestión pública o privada es un tema que en Alcoy conocen bien en los últimos meses. La gestión de los diferentes servicios con los que cuenta la ciudad, que roza los 60.000 habitantes según los últimos datos, es una cuestión que enfrenta a los diferentes grupos con representación municipal. Ahora, el gobierno de Alcoy sigue trabajando para ir más allá y lograr constituir su primera empresa pública para gestionar varios de los servicios de la ciudad.

Sin embargo, la creación de esta sociedad mercantil, en la que la administración local es la exclusiva propietaria, se remonta a años atrás. Ya durante la anterior legislatura era uno de los objetivos del ejecutivo socialista, allá por 2015. Dos años después, la propuesta se llevó a pleno y tenía planeado ponerse en marcha antes de finalizar 2017, tal y como anunció este diario, pero a día de hoy sigue en trámites, aunque, eso sí, el objetivo es que esté operativa durante el primer trimestre.

Así lo confirma a este diario el edil de Podem, Cristian Santiago, quien conoce este proyecto desde su propuesta y con el que ha estado trabajando junto con los socialistas para su consecución. Además, la importancia por crear esta empresa es tal que fue una de las condiciones que puso la formación morada para dar apoyo al equipo liderado por Toni Francés al inicio de esta legislatura.

Un paréntesis de cinco años

El Gobierno central, con Mariano Rajoy a la cabeza en aquel momento, forzó a que los socialistas alcoyanos, al igual que muchos otros ayuntamientos del país, olvidaran el plan debido a la Ley de Estabilidad Presupuestaria, conocida comúnmente como Ley Montoro.

La concejala de Régimen Jurídico, Hacienda y Comercio, Vanessa Moltó, explica también a este medio que en aquel momento se «demonizó» a las empresas públicas y todas aquellas instituciones que estuvieran inmersas en un plan económico-financiero no podían llevar a cabo la nueva andadura.

La finalidad de la futura empresa, cada vez más cerca de ver la luz, es la de gestionar los servicios de la ciudad que se llevan a cabo directamente a través de la gestión de empresas privadas o que dependen directamente de alguna de las áreas de la administración municipal basada en la premisa de generar una mayor eficiencia partiendo del ahorro del IVA y del margen industrial que ahora se embolsan las empresas adjudicadas. Esto último no sería el caso del complejo deportivo Eduardo Latorre, unas instalaciones municipales que pasaron a manos directas del Área de Deportes y que, una vez creada la empresa pública sería la que se encargaría de llevar a cabo su día a día. Pero el edificio también conocido como El Matadero, por la actividad que allí se realizaba décadas atrás, no será lo único que pase por la mercantil municipal.

Por el momento, la sociedad comenzará con una plantilla de 30 empleados, correspondiente al personal necesario para el funcionamiento del complejo más la dirección. Los profesionales en nómina también irán creciendo a medida que se incorporen actividades. Como el servicio de limpieza en los edificios públicos, que también estaría entre los ‘clientes’. Una tarea que ahora asume FCC a través de una licitación y cuyo contrato rescinde en los próximos meses. Todos estos inmuebles también irán creciendo en número con el paso del tiempo, como el complejo de Rodes o el Centro de Interpretación que se ubicará en el paraje del Molinar, aunque por el momento ya abarca unos 70 espacios.

Un abanico de posibilidades

La lista de opciones, sin embargo, va más allá. En la publicación del BOP, el Ayuntamiento de Alcoy especifica otras actividades como el servicio de ayuda a domicilio, la gestión de centros socio-sanitarios, la promoción, gestión y rehabilitación de vivienda pública o la producción y distribución de energía verde, entre otros.

Pero la flexibilidad a la hora de ampliar los estatutos deja abierta la puerta a otras materias, como la de asumir el servicio de agua y que, tal y como afirmó el vicealcalde, Jordi Martínez, en el pasado pleno, y en sintonía con Podem, también le gustaría esa gestión en la empresa pública.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats