Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La burocracia y el covid retrasan en Alcoy la ejecución de los presupuestos participativos

El Ayuntamiento está llevando a cabo proyectos votados en 2016, mientras que otros tendrán que esperar por la pandemia

La pasarela de Cervantes empieza a ponerse en marcha. | JUANI RUZ

Alcoy sigue ejecutando proyectos aprobados en los presupuestos participativos de años anteriores. La iniciativa ciudadana permite votar por actuaciones que conllevan una elevada inversión, una primera barrera sorteable gracias a la partida de 400.000 euros que destina el Ayuntamiento de la ciudad. Pero estos proyectos pueden verse obstaculizados por otros factores. Uno de ellos son los trámites burocráticos necesarios para llevar a cabo la ejecución de algunas obras, mientras que en los últimos dos años, la irrupción de la pandemia también ha dificultado el acometimiento de otras iniciativas.

Según explica a este diario la edil de Participación Ciudadana, Teresa Sanjuán, el objetivo es «intentar que todos los proyectos estén a un año vista realizados».

La semana pasada, el consistorio de la capital del Alcoià anunciaba el inicio de la pasarela ciclopeatonal que conectaría el encauzamiento del río Riquer con el barrio de Santa Rosa a través de Santa Ana, un proyecto que salió aprobado en 2016 y que, sin embargo, verá la luz seis años después. En este caso, la demora suma varios factores, el primero de ellos relacionado con la concesión de permisos a otras administraciones, algo que se entrelazó con una falta de empresas que se presentaran a la licitación, dos veces.

Sin embargo, más allá de esta actuación, existen otras que también han visto trabas en su ejecución, en este caso debido a las restricciones de movilidad, que meses atrás redujeron los viandantes que transitaban las calles. Campañas de concienciación o promoción, como la de consumir agua de grifo o cuidar el mobiliario urbano no han llegado a ver la luz, todo ello por una falta de eficiencia en su ejecución, aunque eso sí, la edil asegura que se llevarán a cabo más adelante.

Lo mismo sucede con el estudio de viabilidad de servicio vespertino de bus hasta el polideportivo o con un proyecto para juntar personas mayores y perros abandonados en residencias de la tercera edad. «Aunque hay gente muy activa, hay otras que tienen miedo, es comprensible», argumenta Sanjuán.

Ahora, la vista está puesta en todos aquellos proyectos que saldrán próximamente. «A finales de enero», adelanta la concejala, la biblioteca infantil de la Zona Nord podría abrir sus puertas, una propuesta que también fue votada en 2016. Mientras, Alcoy debe esperar informes para ver actuaciones como la del portal de Cocentaina. Por otra parte, el Ayuntamiento anunció ayer que se ha iniciado el proceso para que salgan adelante los Presupuestos Participativos de la Infancia, con una partida de 25.000 euros.

Dos proyectos de 2015 están pendientes del complejo de Rodes

La eficiencia para aprovechar el espacio y los recursos disponibles en Alcoy ha llevado a dos propuestas de los Presupuestos Participativos de 2015 a ver la luz junto con el complejo de Rodes.

Por una parte, el centro cívico de los barrios Ensanche y Santa Rosa, una ubicación definitiva que se encuentra en la actual biblioteca y archivo municipal de la Uixola. El edificio quedará libre cuando el proyecto insignia de la administración municipal abra sus puertas. 

El centro cívico definitivo Ensanche-Santa Rosa y un espacio para 400 personas siguen sin definir

decoration

Este espacio les fue asignado tras un acuerdo al que llegaron con el Consistorio, dado que en un principio se presupuestó en 240.000 euros la partida para la nueva sede vecinal.

Por el momento, y desde julio, los vecinos disfrutan de un nuevo local en el que llevar a cabo sus actividades, pues su antigua sede necesitaba reformas, debido principalmente a las humedades que estaban apareciendo. 

En esa misma edición de los presupuestos participativos, hace ya siete años, también fue votada la habilitación y mantenimiento de un espacio en el que realizar conciertos y que pudiera acoger un aforo de 400 personas, algo que también estará en Rodes. 

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats