FEDAC muestran su preocupación por la subida del precio del combustible y las material primas

Las empresas de l'Alcoià y El Comtat que exportan también verán reducidos sus márgenes en las ventas y su producción por el aumento de los costes energéticos

Imagen del polígono industrial Cotes Baixes de Alcoy.

Imagen del polígono industrial Cotes Baixes de Alcoy. / Juani Ruz

C.S.

La Federación de Empresas de l'Alcoià y El Comtat (FEDAC) y la patronal adscrita a esta entidad, JOVEMPA, manifiestan su "profunda preocupación" ante las evidentes y graves consecuencias que la guerra de Ucrania están provocando de manera escalonada en la economía de la zona.

En primer lugar, el conflicto armado ha menguado y condicionado la llegada de determinadas materias primas a las empresas. No únicamente por la situación caótica que vive Ucrania en la invasión que está sufriendo. Las sanciones impuestas a Rusia también han tensionado precios y suministros, apuntan desde FEDAC.

La crisis de materias primas afecta a prácticamente todos los sectores productivos, aunque lo hace especialmente al derivado del petróleo, el gas, transporte, siderurgia, metalurgia, alimentación, automoción, química, celulosa de papel y confección.

Transporte y logística

FEDAC y JOVEMPA temen igualmente por la situación concreta del sector del transporte, especialmente por carretera, dada la insoportable subida del precio del combustible. Y es que, aunque España no presenta una elevada exposición a Rusia en términos de dependencia energética (en 2019 menos del 11% de nuestras importaciones de petróleo llegaban de Rusia), la inflación derivada de la globalización de los mercados sí ha hecho subir los precios.

Además del sector de transporte, el aumento del coste de la energía, a juicio del presidente de JOVEMPA Alcoià-El Comtat, Javier Expósito, “ya hemos detectado que este aumento está afectando en los costos energéticos de la producción, lo que repercutirá a medio plazo en el bolsillo de los ciudadanos cuando acudan al mercado final. Cuestan más las materias primas, la energía y por tanto el proceso de producción y el producto final”.

Empresas exportadoras

Esta situación también afecta seriamente a las empresas del territorio que exportan sus productos al extranjero. Cabe recordar que las comarcas destinan gran parte de su producción a la venta exterior en sectores como el agroalimentario, la maquinaria, cosmética o textil. Según Expósito, “las consecuencias negativas se concatenan teniendo como resultado final la disminución de márgenes en las ventas, por tanto de las ventas y de la producción”.

Para Natxo Gómez, presidente de FEDAC, la situación es muy compleja, y aunque las empresas de las comarcas intentan adaptarse a los condicionantes del mercado, “son demasiadas las crisis que se suman: pandemia, la guerra en Ucrania… y la resistencia tiene un límite”. Gómez considera vital que finalice lo antes posible el conflicto armado para “que las aguas vuelvan a su cauce en cuanto a suministros y precios energéticos”. Pero también que se planifique a medio y largo plazo soluciones que eviten la dependencia total o mayoritaria de terceros países. Es el caso de la energía y las materias primas, principalmente. “Nuestras administraciones deben apostar por la generación de energías propias y verdes y también se debe potenciar la creación de empresas auxiliares que suministren materias primas a otras empresas productoras”, ha asegurado Gómez.

Suscríbete para seguir leyendo