Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un proyecto de central fotovoltaica pone en riesgo la expansión industrial en la partida de Pagos de Alcoy

Los propietarios de los terrenos piden información al Ayuntamiento sobre la compatibilidad urbanística antes de solicitar la autorización necesaria para instalar las placas solares

Terrenos sobre los que está proyectado un polígono industrial en la partida de Pagos. JUANI RUZ

Un proyecto de central fotovoltaica en la partida de Pagos pone en riesgo la expansión industrial en Alcoy. Los propietarios de los terrenos han pedido al Ayuntamiento información sobre la compatibilidad urbanística antes de solicitar la autorización necesaria para instalar las placas solares, sin que los técnicos municipales encuentren prohibiciones expresas para su concesión.

La gran apuesta en materia de suelo industrial del gobierno municipal del PSOE en Alcoy es la construcción del parque tecnológico de Pagos, un área que está reflejada en el Plan General Estructural, pendiente de aprobación. Se trata de una zona de 250.000 metros cuadrados, situada junto a la autovía y en las inmediaciones de El Molinar, donde se pretende ubicar empresas de un alto componente tecnológico.

Pese a contar con el visto bueno de la Generalitat desde 2019, tal y como publicó este diario, el proyecto está supeditado a la aprobación definitiva del Plan General Estructural, documento que fue aceptado por el pleno municipal el 24 de mayo de 2019 pero que continúa pendiente de la resolución del expediente de evaluación ambiental y territorial estratégica. El objetivo del ejecutivo local es zanjar este asunto antes de que finalice 2022, según han asegurado en reiteradas ocasiones fuentes municipales.

Sin embargo, este diario ha tenido acceso a la memoria de compatibilidad urbanística que los propietarios de los terrenos de la partida de Pagos presentaron hace casi año y medio en el Ayuntamiento junto a la solicitud de un informe municipal y certificado de compatibilidad para instalar una planta de generación eléctrica a través de placas solares. La central fotovoltaica ocuparía, en el caso de prosperar la iniciativa, prácticamente la misma superficie que el polígono industrial.

Con dicha memoria, redactada por un ingeniero industrial, los propietarios de los terrenos y promotores del proyecto fotovoltaico pretenden conocer las condiciones mínimas requeridas por el Ayuntamiento y demás administraciones para obtener la licencia necesaria. En el documento se especifica que se trata de las parcelas 29 y 30 de Pagos y que en ellas hay dos construcciones con una superficie gráfica de 955 metros cuadrados que fueron construidas en 1930. En cuanto a las parcelas, sendas de carácter agrario, la primera cuenta con 44.771 metros cuadrados de superficie y la segunda con 85.591 metros cuadrados. Según el Plan General de Ordenación Urbana en vigor los terrenos están calificados de no urbanizables, en su mayor parte de régimen general.

Asimismo, en la memoria consta que "se pretende utilizar la totalidad de la superficie de las parcelas para el desarrollo de la actividad" propuesta en la solicitud de compatibilidad urbanística, por lo que "sería necesaria la demolición de las edificaciones", las cuales "no tienen ningún carácter protegido o de especial categoría". También hace mención a que los terrenos son agrarios y "con muy baja productividad agrícola en la actualidad".

Los técnicos municipales certificaron, con fecha del 23 de febrero de 2022, que el uso de instalación de central fotovoltaica planteado por los propietario "no se encuentra recogido entre los característicos ni los compatibles para los suelos de calificación urbanística referida", pero que tampoco "se encuentra de forma expresa prohibido". En el documento se recalca que se encuentra aprobada la propuesta definitiva del Plan General Estructural desde 2019, pero "pendiente de aprobación de la resolución del expediente de evaluación ambiental y territorial estratégica". Cuando éste asunto quede resuelto, la clasificación del suelo de la partida de Pagos pasará de no urbanizable a urbanizable con destino industrial. Según fuentes del equipo de gobierno, dicho cambio de calificación tampoco impide la instalación de las placas solares, aunque "sí limita la superficie a utilizar".

Entre las observaciones de los técnicos del Ayuntamiento destaca que "la Ley de Ordenación del Territorio, Urbanismo y Paisaje exige a la Generalitat su intervención en la autorización de usos y aprovechamientos en suelo no urbanizable mediante su declaración de interés comunitaria previa a la licencia municipal". También se incluye el informe de la directora del Museo Arqueológico Municipal en el que se comprueba que el ámbito previsto es limítrofe al Bien de Interés Cultural (BIC) del conjunto histórico de El Molinar, constata la existencia de las edificaciones citadas y niega que haya constancia de vestigios arqueológicos en la zona afectada.

Con todo, y sin que se haya detectado por el momento ningún impedimento, de seguir los propietarios con su pretensión de instalar una central fotovoltaica se pondría en riesgo la expansión industrial de Alcoy en la zona de Pagos. En el último pleno, no obstante, todos los grupos, excepto Guanyar que se abstuvo, suscribieron un pacto para comprometerse a buscar nuevos suelos industriales que puedan desarrollarse en el término municipal.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats