Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alcoy reivindica a las personas trans en el Día del Orgullo

Varias asociaciones señalan que la discriminación a las personas transgénero y el acoso escolar son los principales problemas a los que se enfrenta el colectivo LGTBI

18

Alcoy reivindica a las personas trans en el Día del Orgullo Juani Ruz

Los derechos de las personas transgénero. Esa es la principal reivindicación en la que se centran las principales asociaciones LGTBI de Alcoy en el Día del Orgullo. Un colectivo que, dentro del LGTBI, es "el que más índice de suicidios tiene", ha asegurado Diana Sanus, presidenta de LGTBI Mariola, la organización que ha convocado el acto del Orgullo en la tarde del martes en la localidad alcoyana.

"Las personas trans sufren, en algunos casos, doble discriminación. Discriminación por ser trans y discriminación cuando, además, son gays o lesbianas", ha asegurado Sanus. Una reivindicación en la que coinciden desde Ponts d'Igualtat: "El perfil más habitual que viene a nuestra asociación es el de una persona menor trans que va a hacer su proceso de transición", ha indicado Aitor Pla, presidente de esta organización.

Los datos de paro de las personas trans se acercan al 80%, según han indicado desde LGTBI Mariola. Unas cifras preocupantes para Sanus: "Es una barbaridad. ¿Qué otro colectivo tiene esas cifras? Es difícil encontrar trabajo, sobre todo si haces la transición, porque el proceso es largo y pueden darse dificultades como que llegues a una empresa con un nombre y en tus documentos ponga otro".

El otro gran problema a atajar, han indicado las asociaciones, es el del acoso escolar. Oriol García, portavoz de LGTBI Iris, ha subrayado esta situación: "Muchas de estas personas se encuentran en una situación difícil, a algunos los padres les llegan incluso a echar de casa". En Ponts d'Igualtat, coindicen con García: "Hay más agresiones verbales que físicas, y muchas de ellas se dan en el acoso escolar".

Pese a las reivindicaciones, las tres asociaciones han coincidido en que la situación en la comarca ha mejorado, aunque han adviertido que no hay que bajar la guardia: "No tenemos datos concretos, es una impresión personal. En la comarca hay más libertad para expresar tus sentimientos sin que te miren raro", ha asegurado Sanus. Pla, coincide: "Los datos son entre esperanzadores y preocupantes, porque sigue habiendo agresiones". Una impresión que comparte García: "En lo que llevamos de año podemos haber atendido a unas 50 personas. Son muchas, aunque un tercio de las de hace dos años".

Las agresiones, sin embargo, siguen existiendo. Este mismo año hubo una agresión física en un colegio de El Comtat, ha recordado Pla: "Tanto el agresor como la persona agredida van a primaria. Es importante educar". Además, ha añadido Pla, la sede de Ponts d'Igualtat sufrió un ataque: "Sentimos miedo y fue un punto de inflexión para el colectivo porque nos sentimos atacados por colgar una bandera".

Pla ha apuntado que, de las personas que han acudido a su asociación, "el 53% son personas trans, un 20% aproximadamente son casos relacionados con agresiones verbales en centros educativos" y el porcentaje restante lo concentran gente que acude a pedir información y otros problemas con porcentajes poco significativos. Para Sanus, estos datos son fáciles de entender: "Las personas trans aún no nos podemos autoidentificar. Hay muchos casos de suicidios en personas de este colectivo, la situación es bastante difícil".

Educación

Todos los colectivos coinciden en que, para mejorar esta situación, todo pasa por la educación. "Dar talleres en los institutos de orientación sexual o identidad de género es uno de los puntos en los que más nos centramos. Se trata de que conozcan la realidad de las personas que formamos parte de este colectivo", ha indicado Sanus, de LGTBI Mariola. García, de LGTBI Iris, ha coincidido: "La educación es lo más importante, la clave. Se trata de educar en la diversidad. Aunque he de decir que algunos ayuntamientos sí están poniendo remedio, muchas veces cuando nosotros acudimos a ellos ya tienen programas abiertos".

Sin embargo, consideran, no hay que centrarse solo en los institutos: "Hay que formar y crear la unidad de policía de diversidad sexual y afectiva", ha apuntado Pla. Sanus ha añadido que "a nivel sanitario, en los cuerpos y fuerzas de seguridad y en cualquier organismo público" hay que educar y "tener un protocolo" para evitar situaciones en las que los funcionarios puedan discriminar a personas del colectivo.

Además, han indicado, no hay que bajar la guardia: "Siguen sucediendo casos de palizas y suicidios. Una pareja hetero no ha tenido ni tiene miedo a andar de la mano por la calle", ha recordado Sanus. "Hay que ir con mucha cautela", ha apuntado Pla, "detrás de la agresión a nuestra sede había una banda supremacista". García incluso va más allá: "Que haya menos denuncias no quiere decir que haya menos agresiones. Por ejemplo, en el ámbito laboral mucha gente no denuncia por miedo a la repercusión".

"Todo consiste en tratar con respeto", ha concluido la presidenta de LGTBI Mariola. El portavoz de LGTBI Iris, ha apuntado que la gente joven está más concienciada, pero "hay que seguir trabajando" y "educar en la diversidad".

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats