Una parte importante del edificio que alberga la sede en Ibi del servicio de empleo de la Generalitat, Labora, y del Servicio de Empleo Público Estatal (Sepe) se ha desplomado en la madrugada de este domingo, ocasionando importantes daños materiales pero sin que nadie haya resultado herido. El suceso se ha producido en torno a las 5.30 horas, según han explicado a este periódico la Policía Local y vecinos de la calle San Juan Bosco, en la que se encuentra el lateral del inmueble que se ha derrumbado y a la que han ido a parar todos los cascotes. Afortunadamente, los escombros no han llegado a las viviendas ni en ese momento pasaba ningún peatón ni vehículo, lo que ha evitado que se produzca una tragedia.

A mediodía, los cascotes seguían ocupando todo el espacio de la calle y casi sepultaban un coche que se encontraba aparcado y que ha quedado muy dañado; también otro coche se ha visto afectado en menor medida. Según fuentes policiales, una vecina ha avisado de que un estruendo muy fuerte la había despertado y que, al asomarse a la calle, ha visto que el edificio de Labora y el Sepe se había derrumbado. Pero los inquilinos de las demás casas "prácticamente ni se han enterado" hasta que no se ha presentado en la zona una patrulla de agentes, junto con los bomberos, para verificar que no se hubieran producido víctimas.

Imagen del derrumbe al poco de producirse, en torno a las 5.30 de la madrugada. INFORMACIÓN

Hasta Ibi se han desplazado la directora general de Planificación y Servicios de Labora, Eva Hernández, y el director del Sepe en la Comunidad Valenciana, Pere Beneyto, que han inspeccionado el lugar junto con el alcalde de la localidad, Rafael Serralta, y personal técnico y representantes de los trabajadores de las instalaciones. Hernández ha explicado a este periódico que "hace nueve meses se detectó una viga rota y se reparó, pero hace tres meses volvieron a aparecer fisuras", por lo que se desalojó esa ala del edificio. La zona del inmueble donde trabajaba el personal y se atendía al público no se ha visto afectada por el derrumbe.

La directora general ha agregado que justo el viernes había llegado el informe técnico sobre el estado del edificio, que no había dado tiempo a ser examinado. Ahora, obviamente, el inmueble ha quedado del todo inutilizado, por lo que urge buscar una nueva sede provisional, hasta que se decida qué solución tomar. Por el momento, según ha indicado también a este periódico el director del Sepe en la Comunidad, este lunes se atenderá a los usuarios en la puerta, y a partir del martes se les derivará casi con toda seguridad a la oficina más próxima, que es la de Alcoy. La sede de Labora y el Sepe en Ibi abarca también a los vecinos de Castalla y Onil; entre los tres municipios suman 40.000 habitantes.

Sede provisional en un edificio municipal

El alcalde de Ibi ha acompañado después a Hernández y Beneyto hasta el edificio municipal de la antigua fábrica Pilen, que se utiliza como sede de diferentes asociaciones y colectivos y lugar de reunión, y donde lo más probable es que se instalen las oficinas provisionales de Labora y el Sepe que sustituyan a las que han resultado dañadas. Serralta ha indicado también que se espera que este mismo domingo la brigada municipal de Obras comience a retirar los escombros, y que a lo largo del lunes la calle San Juan Bosco quede despejada. Por el momento se encuentra acordonada, aunque los vecinos pueden acceder a sus casas, con el debido cuidado.

Cascotes ocupando toda la calle San Juan Bosco y los dos vehículos afectados, ya al mediodía. ANTONIO TERUEL

Te puede interesar:

Antonio García, vecino de una de las viviendas situadas frente al edificio desplomado, corrobora que "sobre las 5.30 se oyó un estruendo raro y luego oía a gente hablar", pero que por encontrarse durmiendo en ese momento no ha sabido identificar a qué podía deberse. "Después ya ha venido la Policía Local" para comprobar que nadie hubiera sufrido daños, y entonces ya ha visto el derrumbe y el gran alcance que ha tenido. Los cascotes se han quedado a las mismas puertas de las viviendas, que cuentan con un pequeño patio de entrada; García señala que alguna piedra le ha saltado al tejado, pero de pequeño tamaño.

Este vecino, no obstante, se muestra muy indignado con lo ocurrido: "Si esto pasa un lunes por la mañana en vez de un domingo de madrugada, aquí pasa una masacre", afirma. Aunque no es una calle principal, el hecho de estar junto al edificio administrativo dañado hace que tenga un cierto trasiego en días laborables. Además, también se encuentra aquí, en otra ala del mismo edificio, la sede de la Asociación de Empresarios de la Foia de Castalla (Ibiae). El inmueble se construyó en la década de 1960 y había sido objeto de diferentes reformas y ampliaciones a lo largo del tiempo.