Ibi da un paso decisivo para sanear las cuentas al cerrar el ejercicio de 2022

El equipo de gobierno confía en tener aprobado el presupuesto de 2024 para finales del verano, después de haber validado también la anualidad de 2023

El Ayuntamiento de Ibi cierra el ejercicio económico de 2022 y avanza hacia la normalidad económica

Juani Ruz

El Ayuntamiento de Ibi ha dado un paso decisivo para sanear las cuentas municipales, al cerrar el ejercicio económico de 2022, que el anterior gobierno dejó pendiente de finalizar. El alcalde, Sergio Carrasco, señala que la contabilidad correspondiente a esa anualidad ya está completamente validada, y que la firma del decreto aprobándola es inminente. Además, la de 2023 también se encuentra avanzada "en más de un 60%", por lo que se espera que en poco tiempo también se haya concluido. Y, con ello, superar la complicada coyuntura que ha atravesado la administración local en el último año.

El hecho de que el ejercicio contable de 2022 quedara sin cerrar impidió que se pudieran aprobar los presupuestos de 2023, algo que a priori hubiera resultado fácil teniendo en cuenta la mayoría absoluta del anterior gobierno municipal del PP. El paso del tiempo agravó el problema, y a eso se añadieron sus consecuencias y otros problemas, como ha venido publicando este periódico. Así, la prórroga de las cuentas de 2022 impidió, por ejemplo, que asociaciones, entidades y colectivos cobraran las subvenciones que les correspondían, y a eso se añadió el bloqueo económico propiciado por la ausencia de un interventor habilitado nacional.

La llegada de una interventora y una tesorera, hace ya algunos meses, supuso un avance muy importante para solucionar la situación, al facilitar la autorización de los diferentes gastos del Consistorio. De forma paralela, se establecieron algunos contratos menores para paliar la ausencia de convenios o la adhesión a centrales de compras, para aspectos como que algunas entidades pudieran tener una ayuda económica o para poder suministrar combustible a los vehículos municipales.

Ahora, el área económica del Ayuntamiento "trabaja ya en los presupuestos de 2024", según el alcalde, y la intención es que las cuentas "estén en vigor para finales de verano, porque entendemos que hace falta". Eso implicaría que estuvieran ya aprobados para las próximas Fiestas de Moros y Cristianos, que se celebrarán en septiembre, de forma que no hubiera problemas en relación a los distintos gastos que debe afrontar el Ayuntamiento, ni tampoco en lo que se refiere a la asignación anual que recibe la Comisión de Fiestas.

El alcalde de Ibi, Sergio Carrasco.

El alcalde de Ibi, Sergio Carrasco. / Juani Ruz

En esos presupuestos ya figurarán las subvenciones de asociaciones y colectivos. Hasta ahora, la Protectora de Animales era una de las entidades que recibía una de estas asignaciones nominativas, pero a partir de ahora se regirá a través de un convenio que, explica Carrasco, "ya está preparado", por un importe anual de 56.000 euros. El primer edil defiende que esta entidad "jamás ha recibido tanto dinero", sino que hasta ahora, señala, había percibido un máximo de 30.000 euros anuales, "y sin ningún acto administrativo lógico". Este año, la Protectora ha recibido su asignación a través de un contrato menor, que la entidad ha cobrado esta misma semana.

El alcalde hace hincapié en que el Ayuntamiento está ya en estos momentos "muy cerca del periodo de pago de 30 días", que se supone que debe ser lo razonable por parte de la administración. Además, asegura que "los proveedores, que en su mayoría son empresarios del municipio, ya no son tan reacios a trabajar con el Ayuntamiento". Carrasco insiste en que "estamos poniendo solución a un problema que no habíamos generado", agradeciendo la labor realizada por todos los ediles del equipo de gobierno y los técnicos municipales. "En menos de un año ya estamos viendo la luz", afirma.

Obras sin terminar

Una de las consecuencias que ha tenido el bloqueo económico ha sido la paralización de toda la obra pública, al no poder hacer frente el Ayuntamiento a los pagos. Ysi hay algún lugar de Ibi donde esto se hace evidente, es en la Plaça de l’Església, donde los trabajos de remodelación integral que se estaban realizando llevan muchos meses parados. El espacio público es ahora mismo es un inmenso boquete vallado, que todavía tardará mucho tiempo en volver a estar abierto al público.

Aspecto que prsenta la Plaça de l'Església, con las obras paralizadas desde hace meses.

Aspecto que prsenta la Plaça de l'Església, con las obras paralizadas desde hace meses. / Juani Ruz

Sobre esta cuestión, Carrasco señala que "no se había pagado nada de esta obra desde septiembre de 2022", y que para retomarla "hay que hacer una revisión" del proyecto, algo que está sujeto a la aprobación de unos presupuestos. El alcalde es consciente de que la plaza no estará operativa para las próximas Festes d’Hivern, en diciembre, y que habrá vecinos que quizá no comprendan esta situación. Con todo, asegura que "no tenemos miedo" a posibles críticas por este motivo.

El primer edil también afirma que "sabíamos que todo esto se iba a utilizar políticamente", y que "la oposición está nerviosa porque estamos solucionando el problema". Y también, señala, "ahora estamos empezando a poner en marcha el programa de gobierno".

Suscríbete para seguir leyendo