La investigación llevada a cabo por el Cuerpo Nacional de Policía en torno a la muerte de una pareja, que ha sido arrollada este miércoles por un tren de Cercanías que circulaba por la zona de Aguamarga de Alicante, apunta a que los hechos fueron "un accidente", según han confirmado fuentes de la Comisaría Provincial de Alicante.

Las pesquisas policiales desarrolladas a lo largo de todo el día apuntan a que los fallecidos, un hombre español de 27 años y una menor de 17 años de origen peruano, ambos residentes en la ciudad, cruzaron la vía sin percatarse de la presencia del convoy, que al impactar con ellos les causó la muerte al instante.

Testigos presenciales han asegurado que momentos antes del suceso habían visto a "los dos afectados cruzando las vías cuando un tren de Cercanías, que circulaba en dirección a Alicante, intentó detenerse al avistarlos, pero no pudo hacer nada para evitar el arrollamiento", según ha informado en un comunicado la Concejalía de Seguridad de Alicante.

El siniestro ha ocurrido en torno a las 8.20 horas cuando el tren que provenía de Murcia circulaba con normalidad y entre las estaciones de Torrellano y San Gabriel, en la partida de Aguamarga y a la altura de la sede de la Oficina de Armonización del Mercado Interior de la UE (OAMI), se encontró en plena vía con las dos personas que han muerto. Según fuentes cercanas al caso, el tren dio varios avisos con la bocina pero no pudo frenar a tiempo para evitar el accidente. El cuerpo del joven ha sido arrastrado por el convoy unos 150 metros mientras que la mujer, al parecer mulata, ha salido despedida a varios metros de la vía tras el impacto.

Hasta el lugar de los hechos se han desplazado varias ambulancias, diversas dotaciones de la Policía Local, Nacional y Autonómica y los servicios funerarios. Por el momento se desconocen las causas del siniestro. En las inmediaciones se encontraba aparcado un coche de matrícula española que ha sido registrado por los agentes ya que, según informan fuentes cercanas al caso, podría pertenecer a una de las víctimas.

El Cercanías se detuvo sin que ninguno de los pasajeros resultara herido y ha alcanzado la estación de Alicante con unos 40 minutos de retraso.