Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los ancestros ilerdenses de los habitantes de Alicante

Más de 75.000 personas en la provincia llevan como apellido algún topónimo de las comarcas centrales de Lleida

Los ancestros ilerdenses de los habitantes de Alicante

Los ancestros ilerdenses de los habitantes de Alicante

­Conocer a un alicantino que lleve apellidos como Ivorra, Verdú, Alberola, Torregrosa, Amorós o Ivars es bastante fácil, ya que son muy frecuentes en las distintas comarcas de la provincia. Sin embargo, lo que quizá muchos no saben es que todos ellos, junto con un buen número de apelativos más existentes en Alicante, se corresponden con topónimos de la provincia de Lleida. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE) a partir del padrón de habitantes de 2012, en el territorio alicantino se dan alrededor de 60 apellidos de origen leridano. Más de 75.000 personas los llevan en total en sus documentos oficiales.

Hay apellidos que se corresponden con localidades importantes, como Balaguer o Cervera. Otros remiten a municipios pequeños, -Ivorra, Verdú, Torà, Camarasa...-, o incluso a varios a la vez: Ivars d´Urgell e Ivars de Noguera. También los hay que hacen referencia a aldeas minúsculas, caso de Agulló, Alberola, Millà y Amorós; a comarcas enteras, como Segarra y Noguera; o con diferencias gráficas, como Menargues o Menárguez por Menàrguens, Pons por Ponts o Torregrosa por Torregrossa. Algunos pueden inducir a error, ya que además de la aldea leridana de Vilaplana hay un pueblo más grande con ese mismo nombre en Tarragona, de igual forma que el topónimo Castelló es muy genérico. Asimismo, tal vez el apellido Limiñana no sea una asimilación fonética del topónimo Llimiana, pese a su parecido.

Sin embargo, en la inmensa mayoría de casos hay pocas o ninguna duda a la hora de relacionar apellidos y topónimos. Además, todos estos lugares están en la misma zona, en un radio de entre 30 y 50 kilómetros al este y noreste de la ciudad de Lleida. La proximidad entre ellos es tal que, por ejemplo, Ivorra y Torà están a apenas 5 kilómetros, y la carretera que va desde esta última localidad a Ponts pasa por Biosca y Sanaüja, presentes también como apellido -esta última con la forma Sanahuja- en toda la Comunidad Valenciana. Ante esto, el profesor del Departamento de Filología Catalana de la Universidad de Alicante (UA) Francesc Xavier Llorca señala que esto puede indicar la existencia de un «foco de repoblación» de esa zona en la época medieval. El docente explica que esos apellidos son un indicativo de la procedencia de los colonos que se instalaron en el Reino de Valencia entre mediados del siglo XIII y finales del XIV.

El profesor remite al estudio «Els fundadors del Regne de València», de Enric Guinot, publicado en 1999. En él se cita la existencia de personas apellidadas Alberola en Cocentaina en 1290, así como Verdú en Alcoy en 1296, Ivars en Benissa en 1381 y Torregrosa en Alicante en 1421, entre otros muchos ejemplos. Todos se siguen dando, con mayor o menor frecuencia, en esos lugares; destaca, en este sentido, la proliferación del apelativo Ivars en buena parte de la Marina Alta. Al respecto, Llorca comenta cómo la endogamia o las relaciones económicas pueden haber contribuido a la expansión de los apellidos o a su concentración en un lugar determinado. O, incluso, a que lleguen a desaparecer por completo.

Referencias del origen

Los apellidos, tal y como se conocen ahora, se fueron implantando a lo largo de la Edad Media. Francesc Xavier Llorca señala que era habitual que a las personas se las identificara con su lugar de origen o con su oficio, y que en un momento dado ese apelativo fue transmitiéndose de una generación a otra aunque no se correspondiera ya con una referencia exacta. En este sentido, Albert Turull, profesor del Área de Filología Catalana de la Universidad de Lleida y dedicado desde hace más de 20 años a la investigación en toponimia y antroponimia ilerdenses, añade un aspecto fundamental: la generalización del uso del apellido coincide en el tiempo con la progresiva expansión de los condados catalanes, primero hacia el oeste y luego hacia el sur.

En este sentido, Turull cita como fecha clave 1149, año de la conquista de la taifa musulmana de Lleida. Los repobladores cristianos de esa zona procedían, explica, de lugares hasta entonces fronterizos -las actuales comarcas de la Noguera, l´Urgell y la Segarra-, y sus apellidos indicaban esa procedencia. Sin embargo, en la conquista y creación del Reino de Valencia, un siglo después y con el sistema de apellidos ya implantado, es posible que los repobladores no acudieran directamente desde los lugares a los que remitían sus linajes, sino de zonas conquistadas previamente como el suroeste de las actuales provincias de Lleida y Tarragona.

Aún así, las referencias de los apellidos y la afinidad lingüística evidencian los vínculos de las comarcas alicantinas con tierras leridanas. No son pocos los que, tras saber de la existencia de un pueblo con su apellido en esa zona, han acudido hasta allí para conocerlo. Lo explicaban a este diario en 2007 desde el Ayuntamiento de Verdú, y ahora lo corrobora también el párroco de Ivorra, Fermí Manteca: la localidad, de apenas 100 habitantes, ha recibido la visita de «familias enteras» con ese apellido. Manteca recuerda especialmente el caso de unos vecinos de La Nucia, «interesados por la historia y el origen de Ivorra». Algo similar ocurre en Torregrossa, tal y como indica el historiador local Ramon M. Ribelles.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats