Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alicante se fractura

Un informe de la UA subraya el aumento de los problemas de cohesión social por la crisis en los barrios

La zona Norte reúne a los barrios de la ciudad con mayor presencia de inmigrantes. Una zona que está marcada por la densidad poblacional, los escasos equipamientos y un parque de viviendas antiguas.

La zona Norte reúne a los barrios de la ciudad con mayor presencia de inmigrantes. Una zona que está marcada por la densidad poblacional, los escasos equipamientos y un parque de viviendas antiguas. pilar cortés

«Alicante: una unión de microciudades independientes entre sí, carentes de la necesaria articulación». Con esta frase se define la ciudad en un informe del Observatorio de Inmigración de la UA, en el que se alerta de que la crisis está aumentando en los últimos años los problemas de cohesión social en los barrios, generando importantes cambios sociales y demográficos en la ciudad.

¿En qué se traducen estas conclusiones? En que ciertos barrios de la ciudad cada vez están acogiendo a un mayor número de inmigrantes, como Colonia Requena o Virgen del Remedio, donde el porcentaje de población extranjera se sitúa en un 48,1% y un 34,3%, respectivamente, frente al 15% de media que se registra en la ciudad. Mientras que otros, sobre todo en la zona centro, están perdiendo población en favor de barrios nuevos, como Playa de San Juan, Polígono San Blas y Garbinet, según explica el autor del estudio, el director del Observatorio de Inmigración de la UA, Carlos Gómez Gil.

En Alicante, los inmigrantes han ocupado predominante barrios pobres y desestructurados de la ciudad, en áreas obreras y marginales, así como en puntos degradados del centro histórico. Sabido es, por tanto, que los inmigrantes no habitan de forma homogénea la ciudad. Pero esta situación se está cronificando con el paso de los años, sobre todo con la irrupción de la crisis, dificultando la cohesión social y dando lugar a «microciudades» independientes. El estudio, donde se analizan los primeros cinco años de la crisis, incide en los fuertes desequilibrios poblacionales que sufre Alicante, y en aquellos que se pueden producir si no se revierte la situación con actuaciones desde las instituciones públicas.

La ciudad está cada vez menos cohesionada. Y los datos no hacen más que reafirmar una sensación colectiva. Los barrios multiculturales de la ciudad se están consolidando, al aumentar el porcentaje de población inmigrante por la desigualdades que está agudizando la crisis económica. Al frente se sitúa Colonia Requena, con un 48,1% de su población extranjera -la mayoría magrebíes-. En segundo lugar, Virgen del Remedio, donde también ha aumentado la presencia porcentual de inmigrantes, ahora con un 34,3%. Y en tercer lugar, Nou Alacant, con un 30,8% de foráneos. Los tres barrios con mayor porcentaje de población extranjera, situados en la zona Norte de la ciudad, congregan a un 17,2% del total de la población, en término absolutos a 8.721 inmigrantes. Y debido a ese desequilibrio, solo Virgen del Remedio tiene más residentes extranjeros que los diez barrios con menos presencia de foráneos, encabezados por Divina Pastora y Rabasa.

Radiografía

El informe también subraya la existencia de barrios con «déficit en viviendas, equipamientos e infraestructuras», como Carolinas, Juan XXIII y Virgen del Remedio, y otros «muy degradados que ocupan el espacio central de la ciudad», como San Antón. También se destacan los barrios de «intervención social con situaciones de tensión entre población gitana e inmigrante», como Virgen del Carmen, donde se empiezan a vivir situaciones de degradación «tan acusadas que recuerdan los inicios del deterioro que se vivió en Parque Ansaldo».

«Existen espacios de desigualdad que no se tienen en cuenta como una prioridad, ni en las políticas municipales ni en la revisión del PGOU. Los procesos demográficos evidencian la existencia de desequilibrios en la ciudad que se agrandan por la crisis y las profundas costuras que se han abierto sobre la población», denuncia Gómez Gil, quien destaca algunas características comunes que se están dando, cada vez con mayor incidencia, en los barrios que concentran a la mayoría de los inmigrantes en Alicante: «Están densamente poblados, con un parque de viviendas antiguas, escasos equipamientos, servicios e infraestructuras, con altas tasas de pobreza y desempleo, con niveles de renta bajos y con importantes dinámicas de exclusión».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats