Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Júcar decreta la prealerta por sequía en el Vinalopó y l'Alacantí

La falta de precipitaciones agrava la situación en unas áreas donde sólo ha llovido un 10% de lo normal este invierno

Postrasvase Júcar-Vinalopó.

Postrasvase Júcar-Vinalopó. INFORMACIÓN

La Junta de Gobierno de la Confederación Hidrográfica del Júcar acordó ayer, tras ver la evolución de las lluvias en lo que va de año, decretar la situación de prealerta por sequía en las comarcas del Vinalopó y l´Alacantí, donde apenas ha llovido un 10% de la precipitación considerada normal durante el invierno más seco desde 1981. El abastecimiento está garantizado por las desaladoras de Alicante, y por los acuíferos subterráneos en el Vinalopó, pero a costa de seguir aumentando la esquilmación de una bolsas de agua subterránea cada vez a mayor profundidad. Y todo con el trasvase Júcar-Vinalopó bloqueado por el cierre del embalse de San Diego (Villena) y la falta de acuerdo para construir la segunda toma en Cortes de Pallás.

La falta de lluvias que padece la comarca de l'Alacantí, donde el último episodio significativo de precipitaciones se produjo el 27 de noviembre de 2013, cuando una fuerte granizada tiñó de blanco las playas de San Juan y Muchavista, y dejó un registro de 20 litros por metro cuadrado, ha disparado las señales de alarma en el Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante, que no recordaba un inicio de año con menos lluvia desde 1981, hace 33 años, un ejercicio que terminó siendo uno de los más secos del siglo XX, según apunta Jorge Olcina, director del Laboratorio, quien afirma que la situación comienza a ser preocupante «porque la historia y la estadística en Alicante no suele fallar sobre las lluvias, y cuando sufrimos un otoño seco, el año termina marcado por la sequía, como sucedió en 1981». Ayer, la comarca entró en prealerta por sequía.

Compartir el artículo

stats