Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una cumbre entre escombros

Acoge a ministros y televisiones extranjeras en una carpa y entre las obras inacabadas del acceso sur

Una cumbre entre escombros

Una cumbre entre escombros

Los ministros de Asuntos Exteriores de los países del sur de la UE se encontraron ayer con los alrededores de Casa Mediterráneo llenos de escombros, los restos de la inacabada obra del acceso sur, que nadie se molestó en limpiar para acoger la cumbre. Y eso que junto a los titulares de Exteriores, vino personal de seguridad, protocolo y prensa, así como dos televisiones de Italia y Portugal que, de filmar la zona, habrán trasladado una imagen bastante desmañada de la ciudad.

En el interior de Casa Mediterráneo, el panorama no era mucho mejor dado que la antigua estación de Benalúa sigue con la remodelación a medidas. La reunión de los ministros y su personal se realizó en el interior de una carpa colocada en medio de la antigua estación sobre el suelo de gravilla y con un enorme aparato de aire acondicionado para evitar que se ahogaran de calor. Sin aparcamientos en condiciones, comitivas y miembros de seguridad tuvieron que apañarse como pudieron entre las indicaciones del personal de la Guardia Civil. Sí hubo enormes medidas de seguridad acordes con la importancia de los visitantes. De hecho, durante toda la mañana se pudo ver un gran despliegue de Policía y Guardia Civil en los alrededores de Casa Mediterráneo y, a la llegada y salida de los ministros al recinto, se cortó el tráfico en toda la zona.

Agentes y perros policía inspeccionaron tanto Casa Mediterráneo como los autobuses en los que los ministros fueron trasladados a comer antes de celebrarse la reunión. Ahí tuvieron más suerte porque la comida se celebró en el Club de Regatas desde donde los titulares de Exteriores disfrutaron de unas vistas al mar más acordes con la ciudad que la escombrera que rodea Casa Mediterráneo.

La cumbre duró tres horas; tiempo, al parecer, suficiente para ponerse de acuerdo en la redacción del comunicado en el que pidieron más apoyo y solidaridad de la UE ante la inmigración irregular. Con media hora de retraso comparecieron ante la prensa y luego a algunos les dio tiempo para llegar a Valencia para presenciar el final de la Copa del Rey de fútbol. Un día completo.

Compartir el artículo

stats