Suscríbete Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educación convierte la FP Básica en un «almacén» para 8.000 repetidores

La precipitada puesta en marcha del nuevo sistema educativo deja este año sin salida a un 60% de los estudiantes con suspensos

Estudiantes de la provincia en las últimas pruebas de recuperación del curso pasado. PILAR CORTÉS

La nueva ley educativa, LOMCE, convierte la también nueva Formación Profesional Básica en un reducto para los estudiantes repetidores que en la provincia suman 7.932 en los institutos públicos de Secundaria.

Hasta ahora, los alumnos que no iban bien eran dirigidos a partir de tercero o cuarto curso de la ESO a los cursos de cualificación profesional inicial, que desaparecen con la LOMCE para dar paso a la FP Básica. Este nuevo sistema educativo adelanta a segundo curso de ESO la desviación de alumnos con muchas materias suspensas y que el profesorado considera que no superarán el graduado.

Lo que en principio se plantea como una forma de redireccionar a los alumnos para que aprovechen la formación, en la práctica se convierte en un método que adelgaza las cifras de fracaso escolar, puesto que al no seguir en la ESO esos alumnos ya no cuentan como fracaso.

Tras la formación en FP Básica durante dos cursos se puede obtener un certificado pero que nada tiene que ver con el graduado escolar académico. Únicamente tiene validez como certificado laboral. Desde la Conselleria de Educación insisten en que «es como si fuera el graduado», pero sólo a efectos laborales, por lo que de golpe y porrazo el abultado fracaso escolar deberá disminuir sustancialmente.

De entrada, en la provincia, de los 53.082 alumnos que estudian en institutos, un 14,94% son repetidores y deberán pasar a engrosar las aulas de la nueva Formación Profesional Básica.

Método sofisticado

La propia OCDE, Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico, hace hincapié entre sus indicadores educativos en la necesidad de cambiar los modelos educativos para erradicar el sistema de repetición de curso.

Los expertos entienden por tanto que para que un alumno no se quede atrás no hay que hacerle repetir curso, porque además implica un coste económico importante, alrededor de 6.500 euros al año por cada alumno, lo que en la provincia se traduciría en un total de 51,5 millones de euros.

Para conseguirlo, se trataría de intervenir desde los primeros cursos de Primaria y en cuanto se percibe que el alumno flojea en una materia, aplicar un refuerzo y apoyo escolar continuado hasta conseguir recuperarle y que siga el nivel del resto de la clase sin problemas.

Esta medida que de modo incipiente están llevando a cabo los institutos que lo piden voluntariamente, no se ha implantado todavía en los colegios, de forma que el estudiante que arrastra carencias, cuando pasa al instituto, resulta ya muy difícil de recuperar, como indican los profesionales de la enseñanza.

El sistema de la FP Básica aparece en ese momento como un método algo más sofisticado que evita que el alumno repita curso reiteradamente en la ESO, pero sin que ello implique que vaya a conseguir finalmente el graduado escolar que acredite que alcanza esa formación. «Es como si el dinero que se invierte en la FP Básica también fuera inútil porque estos alumnos no se titulan», señaló un técnico educativo a preguntas de este diario. Como lo que obtienen es un título laboral, estos alumnos dejan de engrosar el fracaso escolar también.

Escasa

Desde la asociación de directores de Institutos de Secundaria, respaldados por los delegados sindicales del profesorado, lamentan además que la FP Básica no se ha generalizado en la totalidad de los institutos, tal y como explicita la ley que debería haberse hecho.

La Conselleria de Educación admite que la actual implantación de la FP Básica no llega al 40% del total de los centros, pero hace hincapié en que será progresiva conforme se vayan aprobando nuevos ciclos formativos hasta alcanzar la totalidad de las especialidades.

Los alumnos que arrastran suspensos, están condenados a no superar el graduado y tampoco han logrado una plaza de FP Básica, cursan este año un programa sustitutivo de los antiguos programas de cualificación profesional inicial, pero únicamente durante un curso y sin que puedan recibir titulación alguna a su término.

Compartir el artículo

stats