Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Elevada demanda

La Universidad amplía la sala de estudios San Fernando, 40

Los exámenes que empiezan la semana que viene saturan la biblioteca incluso por la noche

Los estudiantes, de universidades y opositores, destacan que es una sala céntrica y muy silenciosa. héctor fuentes

En el plazo de un mes la biblioteca 24 horas abierta recientemente por la Universidad de Alicante en pleno centro de la ciudad, en su nueva sede de San Fernando, 40, casi duplicará su espacio para poder atender la elevada demanda que ha registrado hasta el momento.

La intención del Rectorado radica en abrir otras 75 plazas, en la primera planta, en una sala diáfana, que se sumarán a las actuales 125 distribuidas en la planta baja. Los estudiantes hacen el esfuerzo de madrugar y plantarse a las 08.30 de la mañana en la puerta del edificio para conseguir uno de los puestos actuales porque, como señalan mayoritariamente «es un sitio muy tranquilo, recogido y céntrico, ideal para el que de verdad quiere estudiar».

El vicerrector, Rafael Muñoz, destaca ante la elevada demanda de que está siendo objeto la sala de estudios, a punto de celebrarse los exámenes del primer cuatrimestre, que «queremos abrir nuevos espacios de cara a los exámenes ya del segundo cuatrimestre, antes de Semana Santa».

Afluencia

La biblioteca se estrenó estas Navidades y los primeros registros de afluencia de estudiantes recogidos por el Rectorado apuntan a picos del 100% durante las tardes preferentemente, hasta las diez de la noche. Desde las 3 de la madrugada a las 7 de la mañana, porque abre las 24 horas, se han llegado a registrar ocupaciones de cerca del 60% los domingos y, el resto de los días de la semana, una media del 40% desde las doce de la noche a las seis de la madrugada.

Muñoz apunta que sin que este nuevo espacio, abierto a todos los ciudadanos, «sea totalmente conocido por la comunidad universitaria al completo», estos primeros registros de ocupación, al cabo de un mes de estar abierto, «confirma que hacía mucha falta en el centro de Alicante una sala de estudios para realizar trabajos y concentrarse en el estudio».

Mientras no se llene, a la sala acuden cuantos lo deseen, pero en el momento en que hay problemas de espacio, los guardas jurado tienen orden de solicitar la TIU o tarjeta universitaria, para primar a los estudiantes universitarios.

Menos alumnos de Secundaria, que todavía no consta a los responsables de la Universidad que hayan utilizado este servicio, la sala la ocupan a diario estudiantes de las universidades de la provincia, tanto las publicas de Alicante y Miguel, Hernández de Elche, como la privada Cardenal Herrera-CEU también de Elche; así como opositores en general.

El silencio de la sala es absoluto y nadie levanta la vista de sus papeles ante la presencia del que llega. Los asiduos hacen jornadas maratonianas de 10 horas de estudio y destacan especialmente que se trate de una sala pequeña, porque eso propicia un respeto escrupuloso por los demás.

Aseguran que en bibliotecas tan grandes como la General de la propia Universidad de Alicante no existe este silencio que ayuda tanto a concentrarse en el estudio.

Obras

Las obras de ampliación previstas ahora exigen suprimir algunas mamparas existentes en la primera planta del emblemático edificio que cedió el Banco Sabadell a la Universidad por diez años, prorrogable.

El vicerrector de Campus y Sostenibilidad, Rafael Muñoz, calcula que quitar las mamparas, junto a la limpieza y dotación del mobiliario supondrán unos 30.000 euros de coste «porque utilizaremos stock de mesas y sillas de la UA». La ampliación favorecerá «duplicar prácticamente el espacio para sala de estudios».

Compartir el artículo

stats