Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La falta de helipuerto en el General obliga al traslado por carretera

Los enfermos graves se llevan a la pista de Bomberos de San Vicente y allí les recoge un SAMU

Interior del helicóptero medicalizado.

Interior del helicóptero medicalizado. pilar cortés/héctor fuentes

Un tiempo muy valioso en urgencias que son vitales. La falta de un helipuerto en el Hospital General de Alicante obliga a que los helicópteros que trasladan a los enfermos hasta este centro sanitario tengan que aterrizar en las instalaciones del Consorcio de Bomberos, en San Vicente del Raspeig. Allí espera una ambulancia que traslada por carretera al enfermo hasta el hospital. Una operación en la que se pueden llagar a emplear entre 15 y 20 minutos, según han explicado trabajadores del servicio.

Desde el sindicato UGT en el centro sanitario se critica esta «pérdida de tiempo en casos de máxima gravedad y urgencia». Y es que, normalmente, se trata de enfermos que tienen que ser trasladados hasta el Hospital General ya que en sus hospitales de referencia carecen del servicio en el que tienen que ser atendidos. Un ejemplo son las personas quemadas o que han sufrido graves accidentes de tráfico. Al contrario, la falta de un helipuerto propio también obliga a que los enfermos que tienen que ser evacuados desde el Hospital General a otros centros más grandes, como La Fe en Valencia, deban ser trasladados antes en ambulancia hasta San Vicente del Raspeig para montar en el helicóptero. Fuentes de Sanidad explican que la falta de esta instalación recorta los servicios que se prestan con el helicóptero, ya que en muchas ocasiones éstos sólo se limitan a la zona de la Vega Baja por el tiempo que se pierde en aterrizar en San Vicente y de ahí trasladar al enfermo hasta el Hospital General. El pasado mes de enero el helicóptero sanitario aterrizó seis veces en las instalaciones del Consorcio. El personal de las ambulancias del SAMU que trabajan en la base de San Gabriel -y que funciona en turnos de 12 horas- es el encargado de cubrir los servicios del helicóptero, que únicamente vuela por el día.

Cierre de la antigua

Hace años que el helipuerto del Hospital General fue clausurado al no cumplir las normas de seguridad, ya que estaba ubicado a espaldas del edificio gris, rodeado de inmuebles de gran altura, lo que complicaba mucho el aterrizaje de las aeronaves. De hecho, la zona se encuentra vallada y sin ningún tipo de uso. En su lugar tenía que haber comenzado a funcionar otro helipuerto en la azotea del nuevo aparcamiento del centro sanitario, un área colindante a la Gran Vía, mucho más despejada y segura para los aterrizajes. Sin embargo, en junio hará tres años que se inauguró este parking, sin que el helipuerto haya comenzado a funcionar a la espera tan sólo de un concurso por valor de 100.000 euros para la instalación de la señalización y la iluminación, según explican fuentes de la empresa que explota este aparcamiento.

La apertura de esta instalación era una de las grandes apuestas de la Conselleria de Sanidad la pasada legislatura. Sin embargo, este departamento parece que haya perdido todo el interés en unas dotaciones que en su momento parecían indispensables. Preguntada por la demora en su puesta en funcionamiento, la Conselleria de Sanidad señala que «actualmente, este tipo de asistencia está cubierta de manera adecuada con el uso de las instalaciones próximas al hospital». Pese a que, añaden, «la Conselleria no ha descartado esta actuación», de momento, «se sigue trabajando con las bases próximas a ese centro sanitario».

Desde el sindicato UGT en el Hospital General, su responsable de Comunicación, Antonio Antón, tacha de «incomprensible» que todavía no esté en marcha el nuevo helipuerto «cuando hace años que se terminó el parking». Antón cree que «los 15 ó 20 minutos que puede tardar una ambulancia en trasladar a un enfermo desde la base de San Vicente del Raspeig al centro sanitario es un tiempo muy valioso cuando se dan casos de extrema urgencia».

Compartir el artículo

stats