Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Denuncia de enfermeros

El Hospital General hacina a los niños en la planta de Pediatría

La vicesecretaria del sindicato Satse recuerda que el centro tiene camas cerradas y señala que hay quejas de familiares ante el defensor del paciente

El Hospital General hacina a los niños en la planta de Pediatría

El Hospital General hacina a los niños en la planta de Pediatría pilar cortés

Al calor que vienen sufriendo todavía los enfermos en diversas plantas del Hospital General se suma el hacinamiento que sufren los menores en pediatría, denunciado por el sindicato médico para hacerse eco de las quejas presentadas por las familias ante el defensor del paciente.

María del Carmen Flores, vicesecretaria provincial del sindicato Satse, lamentaba ayer que en habitaciones donde hasta ahora se ingresaba a dos niños menores, este verano se ha colocado una cama más, sumando tres, tras el cierre de la sección de lactantes.

«Antiguamente había tres camas en realidad, pero pronto se comprobó con la práctica diaria que era imposible trabajar así y atender adecuadamente a los menores, de forma que se dejaron dos desde hace ya muchos años».

Los recortes económicos que siguen practicándose este verano en el centro sanitario, como aprecia este delegada sindical, han llevado al cierre de las 13 cunas de la zona de lactantes, trasladando a todos los niños menores a pediatría y hacinándoles a ellos y sus familias.

«Han llegado las primeras quejas al Saip, el servicio de atención e información al paciente, porque pequeños con gastroenteritis y que vomitan deben compartir estancias con otros que pueden ser mucho más pequeños y con diversas patologías que complican mucho la estancia». Flores relata el día a día de familiares que en número nunca menor de dos o tres por paciente, conviven en la misma habitación. «En estas circunstancias de hacinamiento, una sanidad como la que tenemos de tan buena calidad, se echa a perder en todos los sentidos por el simple hecho de querer economizar».

Plantilla

El cierre de determinados servicios implica asimismo que no se sustituya al personal. Es el caso, como explica la dirigente del Satse, de las 23 enfermeras asignadas al sector de lactantes. «Con el cierre de 13 cunas se deja de sustituir este verano a las 23 enfermeras y a otras 9 destinadas al área de escolares, un total de 32 contratos que se ahorran, a los que sumar otros tantos auxiliares».

Sin espacio

La indignación de la portavoz del sindicato sube de tono al considerar que los usuarios de los servicios sanitarios pagan por estos servicios a través de sus impuestos «y no se merecen que a consecuencia del afán por economizar se vean en situaciones de hacinamiento que se ven agravadas por culpa del calor».

Carmen Flores asegura que hay habitaciones en las que pueden verse niños de 3 años con otros que ya han cumplido los 14 años», y éste último no encuentra la intimidad que precisa.

El personal sanitario también argumenta las penosas condiciones en las que tiene que trabajar en estas habitaciones, por la falta de espacio para atender en condiciones a todos los pacientes menores.

Compartir el artículo

stats