Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«El cambio climático podrá causar en Alicante veranos de 40º»

Jonathan Gómez Cantero. Vocal del Colegio de Geógrafos de España

El géografo Jonathan Gómez Cantero en la Universidad de Alicante en una imagen reciente.

El géografo Jonathan Gómez Cantero en la Universidad de Alicante en una imagen reciente. información

¿Cuál es el objetivo principal que persigue la Cumbre del Clima de París que comienza hoy?

Los países deben reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para impedir que la temperatura media del planeta se eleve más de 2ºC, una temperatura que ya se consideró el punto de no retorno por el mundo científico. La cumbre tendrá que decidir cómo no llegar a esa barrera.

En los últimos meses se están adoptando medidas muy concretas en relación a los efectos del cambio climático como las que vimos en Madrid para reducir la contaminación, ¿cree que los ciudadanos realmente son conscientes de este problema?

Considero que la población española ya sabe lo que es el cambio climático, conoce los efectos que puede tener sobre la naturaleza, sobre la agricultura, pero lo que queda por trabajar y mucho es el hecho de que los ciudadanos se esfuercen por reducir esos gases efecto invernadero. Lo que ha pasado en Madrid estas últimas semanas es un ejemplo claro de como nuestras emisiones son un problema, en este caso para la salud pero claro todos estos gases están perjudicando el clima.

Las cumbres entonces son importantes, pero el cambio real está en la actitud de las personas...

La cumbre deberá sacar las conclusiones para hacer que las empresas, los ciudadanos y el país en su conjunto reduzca sus emisiones, las políticas que se van a llevar a cabo, cómo se va a conseguir y cuál será el objetivo de reducción.

¿Cuál sería el límite ideal en la reducción de emisiones?

La cumbre debería establecer cómo no superar los 2ºC. Y para ello se deben reducir las emisiones en más de un 50%. Los países deben establecer cómo.

Entonces, ¿qué se debe hacer?

Lo primero sería cambiar los modelos energéticos de los países, el nuestro es un ejemplo de modelo energético que no se debe seguir. También hay que hacer que el transporte sea menos contaminante. Hay que conseguir que los ciudadanos lleven verdaderamente una economía de bajas emisiones, no puede ser que todos queramos consumir fresas en el mes de enero y que para ello tengan que venir de Chile o de Australia. Si lo que realmente tuviésemos fuera una economía local, de temporada, las reducciones de emisiones de efecto invernadero serían altísimas, pero todos queremos consumir de todo en cualquier época del año.

De cara a la galería se apuesta por este tipo de políticas, entonces, ¿por qué no se llevan a cabo?

Lo que falla es el compromiso político. Tenemos un problema en este país que se llama doble puerta por el que, al parecer ningún ministro va a querer cambiar el modelo energético. Tenemos un ministro de Industria que en vez de apostar por las energías renovables y ayudar el sistema energético del país lo que ha hecho es incentivar las prospecciones petrolíferas en Canarias, en el Mediterráneo, el fracking en toda España, el proyecto Castor, el impuesto al sol... políticas que iban en contra de acabar el cambio climático. Se necesita alguien que llegue y diga se acabó, poner el impuesto al petróleo y dar subvenciones a la eólica y la solar.

¿En qué medida afecta el cambio climático a Alicante?

Alicante es una zona relativamente semiárida y en la que suele ser frecuente la sequía de verano e incluso periodos de sequía intensos y duraderos en el tiempo. La sequía que se ha vivido en Alicante en los últimos veranos ha sido de la más fuerte jamás registradas en todo el sureste peninsular, lo que se podría convertir en una prueba de que el cambio climático llevará a veranos mucho más cálidos y secos y a un aumento de las precipitaciones torrenciales en otoño.

¿Este cambio ya lo vive la provincia entonces?

El verano de este año se ha convertido en uno de los más calurosos jamás registrados en España y a su vez en el conjunto del planeta se va a convertir en uno de lo más cálidos de la historia. Tenemos que tener presente que Alicante, al situarse en el sureste peninsular, en una zona que ya sufre el calor y la sequía podrá ver agravado este proceso en el futuro y la provincia puede que esté sometida a temperaturas de 40 grados perfectamente durante gran parte del verano.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats