Suscríbete Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El «Brexit» provoca las primeras cancelaciones de compraventa de viviendas

La Asociación Provincial de Promotores tiene constancia de, al menos, cinco operaciones de viviendas de alto standing que se han anulado tras el resultado de la consulta en Reino Unido

Turistas británicos en uno de los numerosos bares que les atienden en Benidorm. david revenga

El sector inmobiliario alicantino ya empieza a sufrir las consecuencias del «Brexit». Aunque las cifras todavía no son alarmantes, lo cierto es que los promotores de la provincia ya han registrado las primeras anulaciones de compraventas de viviendas que tenían apalabradas, tras del resultado del referéndum en el Reino Unido. Así lo confirman fuentes oficiales de la patronal del ramo, Provia, donde tienen constancia de al menos cinco operaciones frustradas por parte de tres empresarios distintos, todas ellas referidas a viviendas de alto standing en distintos enclaves costeros de la zona.

Son este tipo de inmuebles -cuyo precio suele superar el medio millón de euros- los que en los últimos meses habían incluido en sus contratos de reserva la denominada «cláusula Brexit», como ya se la conoce en el sector, que permitía a los compradores echarse atrás si el Reino Unido votaba a favor de la salida de la UE. Una fórmula para vencer las reticencias de los interesados antes de la celebración de la consulta y que ahora se ha vuelto contra los promotores.

«De momento, por suerte, son cifras poco significativas pero está claro que acabará afectando a las ventas», reconoce el secretario general de Provia, Jesualdo Ros. «Si cae la libra y hay una merma del poder adquisitivo, se notará por fuerza, aunque confiamos en que lo que se produzca sea un freno en el incremento que se venía registrando en este mercado y que no llegue a retroceder», apunta Ros.

En este sentido, el británico era uno de los segmentos que más había crecido en la Costa Blanca en los últimos tiempos y había logrado compensar el descenso de otras nacionalidades, como los rusos, cuyas compras de viviendas cayeron en picado tras el conflicto entre Putin y la UE por la guerra de Ucrania y el hundimiento del precio del petróleo. Así, en 2015 los ingleses adquirieron 4.826 inmuebles en la provincia, un 50% más que el ejercicio anterior , y en el primer trimestre de este año fueron otras 1.110, también un 32,3% más, de acuerdo con los datos del Colegio Notarial de la Comunidad Valenciana. Esto los sitúa como los mejores clientes del sector inmobiliario provincial.

En busca de nuevos compradores

En cualquier caso, los empresarios confían en ganar cuota de mercado en otros países para compensar este previsible estancamiento de las ventas en el Reino Unido y algunos ya han empezado a trabajar en este sentido. Así lo reconoce, por ejemplo, el CEO de Century 21 para España y Portugal, Ricardo Sousa, quien señala que su red inmobiliaria ha decidido reforzar su apuesta por los mercados francés y belga para «anticiparse» a cualquier posible problema. «De momento, no hemos tenido ninguna incidencia y se mantienen todas nuestras operaciones pero estamos ante una situación nueva, que no sabemos realmente cómo va a evolucionar, y preferimos estar preparados», sostiene el ejecutivo.

Al respecto, Sousa reconoce que han aumentado las consultas ante las dudas que ha generado el proceso de desenganche del Reino Unido y que, incluso, algún británico que pensaba vender su casa en la Costa Blanca ha decidido acelerar el proceso «para aprovecharse de la caída de la libra». Aún así, cree que es un público que no va a desaparecer y que seguirá siendo muy importante, pase lo que pase.

Un análisis que también comparte el director de la inmobiliaria Remax Abaco, Juan Carlos Sempere. «Los británicos tienen tradición de comprar segundas residencias fuera de su país y van a seguir haciéndolo, aunque es verdad que habrá que ver qué consecuencias trae esto», señala Sempere. Al respecto, el directivo cree que la salida del Reino Unido de la UE y la previsible devaluación de la libra supondrá un freno para quienes busquen comprar a crédito, ya que la cuota mensual se les encarecerá. Sin embargo, considera que la situación será incluso beneficiosa para aquellos que puedan permitirse el lujo de pagar al contado. «También nos hemos encontrado con gente que, precisamente, quiere sacar sus ahorros del Reino Unido por el "Brexit", porque considera que será más estable tenerlos en otra parte», apunta Sempere.

Todos coinciden en que lo que no beneficia a nadie es la actual situación de incertidumbre, que es lo que realmente está echando atrás esta primeras operaciones. «En cuanto la situación se aclare podremos ver las verdaderas consecuencias de esta decisión», apunta Ros quien, no obstante, aconseja calma y se muestra confiado en que no se truncará la recuperación del sector. Entre otras cosas, porque también el comprador nacional ha empezado a regresar, lo que puede asentar la mejora.

Compartir el artículo

stats