Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las hijas de Sala se personan al margen de su hermano en la causa por el crimen de su madre

Un mes después del asesinato de María del Carmen Martínez la investigación sigue sin aportar datos que permitan esclarecerlo

Fachada del negocio familiar donde se produjo el crimen. PILAR CORTés

Al igual que su hermano pero por su cuenta. Las tres hijas del expresidente de la CAM Vicente Sala y de María del Carmen Martínez, asesinada de dos tiros en la cabeza el pasado 9 de diciembre, se han personado también en el proceso abierto en el juzgado de Instrucción número 7 de Alicante para investigar el crimen.

La representación procesal de María Antonia (Tania), María del Mar y Eva Fuensanta (Fany) Sala Martínez ha presentado el escrito de personación después de que hace unas semanas lo hiciera el primogénito de la familia, Vicente. Todos están en la causa como acusación.

Lejos de producirse un acercamiento tras el asesinato de su madre, las tensas relaciones que existían entre el único hijo varón de Vicente Sala y sus tres hermanas continúan e incluso podrían haber empeorado, según apuntan fuentes próximas a la familia.

Mientras tanto, el grupo de Homicidios de la Comisaría Provincial continúa volcado en una investigación que está resultando laboriosa. Un mes después del asesinato, que se produjo al filo de las 19 horas del 9 de diciembre en Alicante, un negocio de automoción regentado por uno de los yernos de la víctima, todas las hipótesis continúan abiertas. A la mujer le dispararon en la cabeza cuando se encontraba en el interior del vehículo que había ido a recoger sin que ninguno de los empleados del establecimiento viera o escuchara algo y en un espacio (el lavadero) en el que no había cámaras de seguridad.

El único móvil descartado desde el principio ha sido el del robo. Ni hubo intento de llevarse el coche (de alta gama aunque con diez años de uso) ni se apropiaron del bolso que llevaba María del Carmen, donde había dinero y alguna joya. Exceptuada esa hipótesis las pesquisas se han centrado en su círculo más cercano así como en los negocios que el entramado empresarial de la familia tiene en el extranjero, fundamentalmente en Hispanoamérica, pero de momento no ha trascendido que la investigación haya dado frutos.

Además de la familia y de empleados de sus negocios, por la Comisaría pasó poco después del crimen Antonio Moreno Cánoves, un abogado amigo y vecino de los Sala Martínez a quien la víctima le comunicó sus temores por la seguridad en la sede de la empresa, situada en el mismo complejo en el que vivía ella, su hermana y tres de sus cuatro hijos con sus respectivas familias.

Compartir el artículo

stats