Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EMILIANO CORVALÁN

«El plato de cuchara de la abuela no sirve a quien quiere mejorar su silueta»

Si es mujer y su contorno, medido por el ombligo, supera los 80 centímetros, o los 94, si es hombre; ha entrado en los grupos de riesgo de accidente cardiovascular

¿Cuáles son las claves de la buena salud y la buena estética?

Controlar la alimentación para obtener el buen funcionamiento del organismo y evitar la acumulación de grasa; el entrenamiento donde se usa la fuerza muscular; y los ejercicios que activan el sistema cardiorrespiratorio, lo que supone aumentar la frecuencia de la respiración para poder superarlos.

¿Cómo podemos llegar a la buena estética?

Todos sabemos que con hacer deportes en general basta para garantizar el entrenamiento de la fuerza muscular, así como yendo al gimnasio y utilizando las máquinas. Pero también teniendo un trabajo dinámico en el que la fuerza sea una de las características para hacer ese trabajo. Un bailarín de ballet hace fuerza en su trabajo diario, porque requiere de dinamismo considerable, pero quizá el mejor ejemplo sea el de quienes trabajan en la obra.

¿Qué otras maneras?

Bailar, andar en bicicleta, hacer cinta, salir a correr, todo lo que exige el esfuerzo respiratorio. También andar, pero no una caminata mirando los pajaritos sino a paso rápido, en un terreno con desniveles, de dificultad media, y también subir y bajar escaleras.

¿Y la nutrición?

Para la estética es importantísima la nutrición, saber cuantas veces al día hay que comer, las fuentes mas favorables y desfavorables, qué alimentos son mejores que otros, y cuáles hay que evitar. De entrada se recomienda comer cinco o seis veces al día, aunque hay gente que por su trabajo no lo puede hacer. Si esa persona come tres veces al día tendrá que controlar las cantidades y no pegarse atracones brutales. Para ello hay que tener en cuenta el estilo de vida, el tipo de trabajo y de alimento. Si comes tres veces quizá te puedas atracar de pescado y verdura pero no de pasta, arroz y bocadillos, porque tienen gran aporte calórico, y la respuesta organismo puede no ser la deseada.

¿Hay aún mitos a desterrar en la alimentación?

La gente que quiere mejorar estéticamente tiene que desterrar el concepto de la receta de la abuela, el plato típico de cuchara que se piensa que es muy sano, pero en general está bastante elaborado, con sofritos y sal. La gente lo interpreta sano porque lo hace mamá en casa. No es que sea malo, aunque tampoco es lo más saludable del mundo y no son recomendables en general para la mejora estética.

¿Y la fruta?

Otro mito es que la fruta de noche engorda pero depende de la cantidad de calorías ingerida a lo largo del día. Si has comido alimentos muy calóricos es mejor quitar la fruta de la cena, y tomar mejor ensalada, o pescado con brócoli y aceite oliva. Pero si la persona tiene un trabajo superestresante y ha comido poco en el día, no va a engordar por ello.

¿Cuáles son los perímetros corporales ideales?

Una de las cosas que se mide es la cintura, aunque para hablar de buena estética la cintura ha de ser bastante inferior a lo que se considera normal. Para la mujer el límite para no estar en los grupos de riesgo cardiovascular está en los 80 centímetros de perímetro abdominal a la altura del ombligo, no por la cintura, que es como se miden las modelos. Para un hombre de tamaño grande el máximo estaría en 94 centímetros porque si tiene ese perímetro midiendo 1,74 probablemente esté mal.

Los alicantinos, ¿cómo están?

En general, la gente activa que practica deporte de forma regular está bien, pero quienes mejor están son los que tienen buena genética o se preocupan mucho por su estética, lo que les lleva a extremar el cuidado de la alimentación. Hay mucha gente que hace ejercicio y no está dotada de buena genética, y estéticamente no está muy bien, le sobra peso y barriguita pese a tener una buena constitución física. Hay muchas personas a las que se las ve bien pero para mi les sobran cuatro cinco kilos, pero mi visión también es de afinar y esculpir. Es bueno también no obsesionarse.

¿La crisis ha frenado el culto al cuerpo?

Al contrario, va en ascenso. Es indiscutible que cada vez más gente se preocupa por la salud y la estética. Para el hombre está en auge, es muy común que se hagan liposucciones porque quieren verse mejor, no es malo, pero todo tiene un punto medio. La obsesión impide la vida normal, hay gente que no tiene vida social porque no quiere ir a comer a un restaurante o al bar al aterrarles la falta de control de su alimentación. Hay que interesarse en la estética pero no hasta el punto de que te cambie la vida porque la gente de a pie no somos competidores de nada.

¿Qué consejos daría a quienes no pueden hacer deporte por sus ocupaciones?

No hace falta moverte de la habitación para ponerte en forma y mucho menos ir a un centro deportivo. Se puede utilizar incluso el peso corporal con ejercicios contra la pared, sentándote en una silla y levantándote, hacer abdominales, saltar con comba o si ella, subir y bajar cuatro pisos de escaleras, coger dos botellas de litro y medio de agua y levantarlas...Está lleno de cosas que se pueden consultar en mi blog www.emilianocorvalan.com. Lo difícil es la voluntad, que es de lo que carece la mayor parte de la gente.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats