Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Vicente Díaz

«La tecnología actual impide el retorno desde Marte a la Tierra»

El astrofísico José Vicente Díaz va superando las etapas de una carrera cuyo premio será convertirse en una de los primeros «terrícolas» en colonizar Marte. Un planeta emblemático del que no podrá volver

«La tecnología actual impide el retorno desde Marte a la Tierra»

El astrofísico valenciano José Vicente Díaz Martínez (Bugarra, 1972) es uno de los 706 candidatos, y único aspirante en la Comunidad Valenciana, preseleccionados en todo el mundo para crear la primera colonia humana en Marte en 2025, tras pasar una nueva criba en la que han quedado fuera otros 352 aspirantes a viajar al planeta rojo sin billete de vuelta. Aunque esté más cerca la posibilidad de realizar su sueño e intentar algo que considera «histórico», admite que todavía no está preparando ni física ni mentalmente. En diciembre de 2013 le comunicaron que de cerca de las 200.000 personas que se habían presentado en todo el mundo, habían seleccionado a 1.058, de las que 39 eran españoles. De esos 1.058 son ahora 706 los preseleccionados. La próxima prueba será una entrevista personal en España a cargo de los responsables de la fundación holandesa Mars One, promotora del proyecto. Mientras, José Vicente cuenta sus experiencias en su blog: josevicentediaz.wordpress.com.

¿Quién es José Vicente Díaz?

Soy un físico valenciano con un máster en Astronomía y Astrofísica por la Universidad Internacional Valenciana y un máster en Teledetección por la Universidad de Valencia. También soy miembro de la Real Sociedad Española de la Física (RSEF) y de la Sociedad de Observadores de Meteoros y Cometas de España (SOMYCE), por lo que mi formación está relacionada totalmente con el estudio del espacio.

¿Cómo fue la decisión de apuntarse en el listado de aspirantes a viajar a Marte?

Conocí la noticia en mayo del año pasado. Me pareció una buena idea que se volvieran a retomar los viajes interplanetarios, porque desde el viaje a la Luna el ser humano no había vuelto a intentar viajar a otros planetas. Ya lo han hecho robots y sondas, pero falta ese enorme paso de llegar a otro mundo. La fundación Mars One daba la posibilidad de ser astronauta y participar en el proyecto y no dudé en apuntarme. Llegar a Marte sería un hito para la humanidad.

¿Cuántas personas viajarán?

El primer viaje lo realizarán cuatro personas. Después, cada dos años, irán otras cuatro hasta completar un asentamiento de 24 personas.

¿En qué consiste la expedición a Marte?

Inicialmente la expedición consiste en mantener un asentamiento permanente en Marte. Una vez funcionando correctamente, el grupo se encargaría de la investigación y exploración del planeta.

¿Cómo se prepara una persona para ir a Marte?

Yo, personalmente, aún no estoy preparando, veo muy lejos este posible viaje. Sí tengo la suerte de ser uno de los elegidos la preparación que haría es la típica de un astronauta, y también hay una preparación psicológica muy fuerte, pues vas a ir a un planeta muy lejano del que no vas a volver, y eso hay que trabajarlo mentalmente muy bien.

Se trata de un viaje sin retorno. ¿No es muy arriesgado? ¿Y si se arrepiente?

Por la tecnología actual es más cómodo el viaje sin retorno que el viaje de ida y vuelta. No sólo por ser naves pequeñas y con poco combustible, sino por algo que hay en el espacio interplanetario, que no se ve, pero que es muy peligroso. Se trata de la radiación cósmica y el viento solar. Esas radiaciones son peligrosas por su exposición en un viaje de ida, pero si además tienes que volver te expones el doble. No creo que alguien que quiera ir a Marte se arrepienta, es un viaje increíble y para pasar a la historia.

Además, si te arrepientes automáticamente tu equipo tampoco va a Marte. Por tanto está muy ligado a la misión como para plantearte hundir a otros compañeros con mucha ilusión y horas de trabajo y preparación.

¿Tan mal le ha tratado la Tierra para embarcarse en una expedición sin retorno?

La Tierra no me ha tratado mal. Somos los humanos los que la tratamos mal. No se vuelve por la tecnología actual, pero alguien tiene que empezar a dar ese primer paso para la conquista de los planetas. Somos los humanos los que maltratamos a la Tierra, y ésta tiene unos procesos de defensa que pueden provocar que algún día nos toque salir del planeta. Es importante empezar a acondicionar otro lugar donde poder vivir, por ejemplo en Marte.

¿Cómo le entró el gusanillo del Universo?

De pequeño veía en la televisión la serie Cosmos del gran astrofísico Carl Sagan. Los documentales me dejaron impresionado de la magnificencia del cosmos y de lo pequeños que somos. A partir de ahí, quise ser astrónomo. Con 12 años me apunté a la Asociación Valenciana de Astronomía (AVA) y justo ese año pasaba el cometa Halley. Fue un año increíble, aunque tuve mala suerte y no pude verlo. Pocos años después, en Valencia, un grupo de jóvenes fundamos Somyce (Sociedad de Observadores de Meteoros y Cometas). Por tanto para mí las estrellas son mi vida y un sueño poder ser astronauta.

¿Cree que alguna vez hubo vida en Marte o en algún otro planeta o exoplaneta?

Sí, en Marte pudo haber vida incluso antes que en la Tierra. Hay teorías que sostienen que tal vez la vida llegó a la Tierra desde Marte por el impacto de algún trocito de Marte desprendido por el choque de algún asteroide. Si se comprueba que la vida llegó desde Marte... los marcianos seríamos nosotros. Y en el resto del Universo seguro que hay vida, solo en nuestra galaxia hay 300.000 millones de estrellas... sí se supone que en la mayoría de las estrellas se forman planetas con que en solo uno hubiera vida (de cualquier tipo) habrían cientos de miles de millones de planetas con vida... solamente en nuestra Galaxia.

A partir de su llegada Marte se convertirá en su nuevo hogar, para vivir y trabajar el resto de su vida. ¿No da vértigo?

Da vértigo, pero el reto y la aventura son impresionantes. El futuro está en el espacio y como hicieron los antiguos navegantes hacia el nuevo mundo, nosotros lo haremos hacia otro planeta, pero a diferencia de ellos nosotros sí sabemos a donde vamos.

Compartir el artículo

stats