Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Marzà quiere aprobar la Ley de plurilingüismo en febrero y aplicarla el curso próximo

El Consell y el Gobierno liman diferencias sobre la enseñanza de idiomas para evitar los tribunales

Educación reunió ayer a los auxiliares de inglés contratados para darles la bienvenida.

Educación reunió ayer a los auxiliares de inglés contratados para darles la bienvenida. GERMÁN CABALLERO

El conseller de Educación tiene previsto iniciar este próximo mes de febrero los trámites definitivos para aprobar la Ley de plurilingüismo con la que quiere zanjar todos los recursos jurídicos que generó el decreto de plurilingüismo.

La ley le permitirá también a Marzà derogar, de cara al curso que viene, el único decreto ley del Consell que sigue vigente para la enseñanza de idiomas a los niños de 3 años, y sobre el que también pesa la amenaza del Constitucional por parte del Gobierno de Rajoy. «La ley se aprobará en febrero y derogará el decreto de cara al curso que viene», precisan desde Educación.

Precisamente para limar las «discrepancias» del Gobierno central con el decreto ley de 1 de septiembre, y no repetir el proceso de matriculación de los alumnos de 2 y 3 años, ayer mismo se hacía público en el DOGV el acuerdo suscrito entre la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saenz de Santamaría, y su homóloga en el Consell, Mónica Oltra, por el que se abre una negociación entre ambas instituciones para debatir las « discrepancias» en la enseñanza idiomas.

Rajoy quiere que prime la equidad entre ambas lenguas oficiales, castellano y valenciano, y que no se discrimine a ningún alumno tampoco por razón del inglés.

La comisión creada entre los dos gobiernos ha designado un grupo de trabajo que deberá proponer «la solución que proceda» para que el Gobierno central desista de acudir al Constitucional. No obstante, desde la conselleria que dirige Marzà consideran que, con la ley plurilingüe a punto de ser aprobada, la negociación abierta con el Gobierno central «es un mero trámite».

En el marco de esta misma política de plurilingüismo, con la que el Consell insiste en su propósito de que todos los alumnos, al término de la enseñanza obligatoria dominen el castellano, el valenciano y el inglés, Educación quiere dotar a todos los colegios públicos con un auxiliar de conversación de inglés nativo que, de momento, solo han llegado a uno de cada cuatro colegios en la Comunidad.

El director de Política Lingüística, Jaume Fullana, que reunió ayer en Valencia a los 258 auxiliares que ya están en los centros -entre el millar previsto inicialmente- destacó que con esta medida «este curso se ha «triplicado» el volumen de auxiliares que financiaba años anteriores el Ministerio de Educación.

Seguros

La conselleria ha suscrito además dos seguros para estos auxiliares extranjeros: uno de repatriación por 90.820 euros y otro de asistencia sanitaria por181.641 euros, que les cubre hasta que terminan sus contratos el 30 de junio, aunque está previsto solicitar al ministerio otro millar de auxiliares para el curso que viene.

Entre los auxiliares que ayer se dieron cita a modo de bienvenida oficial y para recibir metodología para desarrollar en las aulas, Jack Surlis, de Londres, y destinado en El Trinquet de Pedreguer, destacaba que le encanta trabajar con los más pequeños porque son el primer escalón en la enseñanza. La belga Jeanne, en el Doctor Esquerdo de La Vila, y Taylor, en el Amber de Pego, esperan aportar otra forma de ver las cosas en las clases de conversación.

Compartir el artículo

stats