Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell exigirá que los nuevos médicos acrediten saber valenciano

El anteproyecto de la Ley de Función Pública incluye la lengua autonómica como requisito, que hasta ahora había sido un mérito

Un equipo de sanitarios interviene a un paciente, en una imagen de archivo.

Un equipo de sanitarios interviene a un paciente, en una imagen de archivo. rafa arjones

Los médicos y enfermeros que quieran aspirar a trabajar en hospitales y centros de salud de la Comunidad deberán acreditar conocimientos de valenciano. Así se recoge en el anteproyecto de Ley de la Función Pública Valenciana de la Conselleria de Justicia. El texto fue aprobado por el pleno del Consell el pasado viernes.

En la norma se recoge, en su artículo 60, que para los procesos de selección de personal de la Generalitat uno de los requisitos será «acreditar la competencia lingüística en el conocimiento del valenciano que se determine reglamentariamente, respetando el principio de proporcionalidad y adecuación entre el nivel de exigencia y las funciones correspondientes».

Según precisaron ayer desde la Conselleria de Justicia, el nivel de conocimiento que se exija al personal sanitario se determinará en un reglamento que se comenzará a negociar una vez se apruebe la ley. Si en el plazo de un año este reglamento no se ha desarrollado, añaden desde la Conselleria de Justicia, la Ley de Función Pública contempla una serie de exigencias lingüísticas que en el caso de los médicos será de un certificado de nivel C1, equivalente al Grado Medio expedido por la Junta Cualificadora de Conocimientos del Valenciano.

Hasta ahora el valenciano se contempla como un mérito a la hora de acceder a un puesto de trabajo en un hospital o centro de salud de la Comunidad. Para inscribirse en la bolsa, por tanto, no es necesario acreditar conocimientos de valenciano.

No obstante, la ley que se está tramitando contempla una excepción en el caso de los médicos, al señalar que «si hay necesidad de personal y éste no dispone de la competencia lingüística acreditada», la conselleria «podrán proveer los mencionados puestos de trabajo con carácter no definitivo, mediante un informe que debe establecer la vigencia y la extensión de la exención mencionada».

El Sindicato Médico ha puesto el grito en el cielo ante este nuevo requisito. «Es una irresponsabilidad política poner en peligro la calidad asistencial médica de esta manera», afirma el secretario general de la organización, Andrés Cánovas. El Sindicato Médico iniciará una recogida de firmas y, además, «exigiremos la dimisión del responsable o autores del anteproyecto». Cánovas pone como antecedente lo ocurrido en las Islas Baleares, donde también se impuso el requisito lingüístico a los profesionales del sector. «En Ibiza se han quedado sin radiología por este motivo. Los ciudadanos necesitan que se preocupen por su salud, no que las personas que las atiendan hablen un idioma u otro».

Compartir el artículo

stats