Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gabriel Echávarri: «Hemos dado licencias en Urbanismo por diez veces más valor que Pavón en 100 días»

Acaba de superar los cien días gobernando en solitario tras la ruptura del tripartito ante su negativa a dimitir por su doble investigación judicial

El alcalde, Gabriel Echávarri, en el Ayuntamiento de Alicante, con el Casco Antiguo de fondo. ÁLEX DOMÍNGUEZ

Se cumplen 100 días en solitario del PSOE al frente del gobierno municipal. ¿De verdad considera que la ciudad está mejor gobernada ahora que cuando el tripartito dirigía el Ayuntamiento?

Hay indicadores objetivos, visibles, que indican que estamos gobernando de otra forma.

¿Como cuáles? Diga alguno.

El ruido mediático. Antes había mucho ruido por discusiones en el propio equipo de gobierno y ahora el ruido está en otro sitio. Está claro que el epicentro del ruido se ha movido y éste se ha ido del gobierno. Ahora nos dedicamos a trabajar. Y se genera el ruido de la toma de decisiones, algunas son mejor recibidas y otras menos, pero ya son decisiones políticas.

¿Lo único notable ha sido la reducción del ruido mediático?

No, también hay indicadores claros como el urbanismo. Hay un dato que lo dice todo. En estos primeros cien días, hemos dado licencias por un valor de 33 millones de euros, mientras que en los últimos cien días de Pavón en Urbanismo se dieron licencias por valor de 3,6 millones de euros. Hemos dado licencias por diez veces más valor, y no son licencias que hayan entrado ahora, estaban ahí y por lo que fuera no salían adelante. También nos acusan de tener la ciudad paralizada y hay otro dato significativo, como son los acuerdos de la Junta de Gobierno. En los últimos cien días de gobierno plural hubo 145 acuerdos, mientras que en solitario hemos llevado ya 216.

¿Considera «normal» que un concejal tenga una decena de competencias municipales? Parece que, de serlo, sobraban concejales en el anterior equipo de gobierno y en sus predecesores?

Esto es como en los consejos de ministros, que eran de veinte personas y ahora son de ocho. ¿Puede un gobierno de la nación llevarse con ocho ministros si antes había veinte? Es cuestión de coordinación y de confianza en estructuras existentes, como los técnicos y funcionarios. Reconozco, eso sí, que no llegamos a cubrir toda la representación institucional los fines de semana. A eso no llegamos, pero en el día a día, los datos son favorables. La ciudad funciona incluso mejor porque estamos a tiempo completo para tomar decisiones que antes nos costaban mucho.

¿Y ve legítimo gobernar la ciudad con 6 de 29 concejales y sin ser la fuerza más votada?

La legitimación es un concepto jurídico, lo estamos porque fuimos elegidos y unas personas abandonaron legítimamente el gobierno. La oposición utiliza un término jurídico de forma ideológica.

Vale. ¿Y ético? ¿Correcto?

¿Cuestiones de ética cuando hablamos de cuestiones legales...? Intento no mezclar derecho y ética.

¿Sigue por tanto seguro que su decisión de no dimitir, forzando así la ruptura del tripartito, fue correcta, lo mejor para Alicante?

Sí, aunque me arrepiento de no intervenir antes Urbanismo, en Guanyar también me reconocían la paralización de Urbanismo, pero me decían que no lo podían decir.

¿Quiénes se lo decían?

Compañeros...

¿Qué compañeros? ¿Del sector que se ha postulado ahora como crítico con Pavón?

Compañeros de Guanyar, dejémoslo ahí. Cuando yo hablaba de la paralización, me lo reconocían.

Hablando de Guanyar y Compromís, ¿considera que se arrepienten de haber abandonado el gobierno local de Alicante?

No sé si se arrepienten, pero dentro de sus cálculos estaba que yo me iría el mismo día en el que se rompió el gobierno y que ellos volverían al día siguiente. Y no.

¿Qué echa de menos de sus exsocios de gobierno?

[Diez segundos de silencio] Han sido dos años y medio muy difíciles...

¿No echa nada de menos?

¡Es que ya no somos presos de la radicalidad de Guanyar...!

¿Y de Compromís tampoco?

[Piensa] Estamos demostrando que podemos gobernar solos y, por ejemplo, aprobar los presupuestos municipales con diálogo.

¿Sigue pensando que llegará como alcalde a las elecciones municipales de 2019?

Sí.

¿Está seguro?

Sí.

Puede que ese futuro dependa de las decisiones que tome la Justicia. Por ahora, se ha conocido la respuesta al primer recurso en la Audiencia, el interpuesto por sus asesores, en el que pedían más declaraciones. ¿Puede marcar esa respuesta la resolución al recurso sobre el procesamiento?

En ningún caso. Es un recurso sobre el procedimiento y no sobre el fondo del asunto, mi confianza sigue intacta. Además, es un proceso administrativo, aquí nadie ha robado y nadie ha resultado favorecido, ni siquiera el PP es capaz de señalar el nombre de una empresa beneficiada. No se puede comparar con los casos de corrupción en los que la gente metía la mano en la caja. Es como comparar un atraco a un banco con una multa por no tener ticket en la zona azul.

En la Audiencia sigue aún el recurso que presentó por su procesamiento en el caso de los contratos de Comercio. ¿Qué pasará si lo desestiman y se abre juicio?

Nunca hablo de futuribles, lo iremos hablando. Hay mucho trabajo para andar ahora con cábalas.

¿Pero no se plantea ese escenario, teniendo en cuenta que puede ser determinante en su futuro al frente del gobierno local?

No me lo planteo, para bien ni para mal. Cuando llegue, lo veremos. Es una forma de afrontar las cosas: hace tiempo que me dije que si empezaba a pensar en cuestiones futuras, las decisiones de hoy no las podíamos tomar bien.

¿Se plantea rebelarse contra el código ético del PSOE? Hay un artículo muy claro: «Cualquier cargo público del PSOE al que se le abra juicio oral por un procedimiento penal dimitirá de su cargo en el mismo momento en el que se le dé traslado del auto».

Hablaremos cuando llegue.

Así será. Por otro lado, coincidiendo con los 100 días de gobierno del PSOE en solitario, el pleno ha aprobado los presupuestos con el apoyo de sus exsocios. ¿Es una victoria personal?

Personal, no. Ha sido una victoria del diálogo y de la forma de entender la política del PSOE.

Que usted y Pavón (que evitó hacer la «pinza» con el PP) cedieran para esta aprobación, ¿demuestra que no se pusieron de acuerdo durante el gobierno del tripartito porque, personalmente, no sacaban nada en positivo?

Era muy difícil la toma de acuerdos, había posturas intransigentes de Guanyar en un 99% de los casos.

Hablando de Guanyar, ¿cómo está viviendo su crisis interna?

Se demuestra que el ruido no lo generaba el PSOE ni este alcalde, los motores del ruido eran ellos.

¿Cree que Pavón terminará este mandato como portavoz?

No lo sé, sí sé que es una lástima que Miguel Ángel vaya a acabar su carrera política así: fuera de un gobierno por el que luchó, fuera de la dirección de su partido político y no bien visto en la ciudad. Está en el final de su carrera política.

Volviendo al día a día del gobierno, ¿en qué piensa centrar los esfuerzos en el tiempo que le queda de mandato? ¿Tienen algún proyecto emblemático?

Soy más de políticas que logren mejorar la vida de la gente, trabajamos para que a los alicantinos les vayan mejor las cosas. A partir de ahí, hay proyectos en los que llevamos años trabajando y que en este último año pueden ser ya visibles.

¿Por ejemplo?

Este pasado martes, estuve con la consellera y se volvió a poner encima de la mesa que la Generalitat va a pagar la peatonalización de la Explanada. Quieren que empecemos a hacerlo después del verano.

¿Sigue adelante con su idea?

En abril se acabará la Vía Parque, y entonces estaremos en condiciones de restringir el tráfico en la fachada litoral de Alicante.

Sobre la revisión del PGOU

Pavón no hizo nada, pero me resisto a dar la legislatura por perdida. Ahora estamos valorando, y lo haremos con técnicos de la casa, la capacidad que tenemos para hacerlo nosotros o externalizarlo, no tengo miedo en tomar esa decisión porque necesitamos un nuevo PGOU, es el documento que pone las mismas reglas de juego para todos. Pavón dijo que lo iba a hacer, pero hay cero documentos. No hay que continuar los trabajos, hay que empezarlos. Y no puedo exponer nada, ¿qué expongo, una carpeta vacía? Son formas de trabajar. Nosotros vamos a llevar el Catálogo de Protecciones negociado y espero que podamos lograr el voto a favor en marzo o abril. Antes no se podía tocar, era cuestión de fe.

¿Y de Ikea

Hay algo, sí. Vamos a ver si en breve lo podemos anunciar. Y no, no lo doy por perdido...

¿Negociaciones directas, contactos indirectos? ¿Qué hay?

[Piensa] Vamos a ver... Hay proyectos. No es bueno decirlo. La primera noticia que querría dar sería anunciar los plazos de inicio y finalización de las obras.

¿Hay proyectos? ¿Eso significa que no sería en Rabasa?

[Silencio] Estamos hablando... Y ya.

Tras la salida de Guanyar de Urbanismo, los vecinos del Centro Tradicional denunciaron al Ayuntamiento por el ruido nocturno. ¿Hay solución a ese problema o es una cuestión enquistada sin un acuerdo posible?

Es un problema en todas las ciudades y no existe una fórmula mágica. ¿Cuál es nuestra fórmula? Negociar. A este último pleno, Guanyar llevó una iniciativa para modificar la ordenanza de ocupación de la vía pública teniendo en cuenta las alegaciones de los vecinos. No, mire, teniendo en cuenta a todo el mundo. Ha sido un asunto muy politizado, pero no hay nada enquistado. Hay naciones que se han sentado a negociar una paz estando en guerra. Aquí sólo es voluntad de escuchar a todos.

¿Y en la gestión de la limpieza, otra área de Guanyar, qué ha cambiado? No ha habido anuncios de iniciativas concretas.

La percepción de la limpieza es mejor.

La percepción es una cuestión subjetiva. ¿Hay datos?

La gente me para por la calle y me lo dice. Está empezando a cambiar la percepción sobre la limpieza aunque admito que queda mucho por hacer. Vamos a obligar la UTE a hacer inversiones, como el parque de la playa de San Juan que estaba misteriosamente cerrado.

Y sobre los graneles, ¿satisfecho con el acuerdo alcanzado?

Ahí partimos de grandes mentiras. No hay ningún puerto del mundo en el que se descargue sólo a cubierto. Sigo sin entender que Compromís cerrase el puerto de Alicante cuando en Gandia, Sagunto, València y Castellón se descarga al aire libre, con una ley autonómica que debería ser igual para todos. Las naves cerradas pueden tener una altura de 45 metros, y aquí me acuerdo que se pararon unos silos de 12 metros porque tapaban el mar a unos vecinos. Una nave de 45 metros [en Santander miden 43] tapa hasta el sol. Y además tenemos unas mediciones que dicen que, con el Puerto parado, los índices de contaminación también superan lo permitido por la Ley General del Aire. Entonces, seamos valientes, midamos de dónde son las partículas contaminantes, y si son por la circulación, tomemos medidas alternativas, pero no focalicemos solamente en un foco emisor de contaminación que a lo mejor no lo es. Hay que recordar que el Puerto de Alicante es el único al que se le piden medidas correctoras de toda la Comunidad.

Hablando de polémicas. ¿Su ausencia en la última reunión del Plan Estratégico Alicante-Elche fue una forma de boicotearlo?

Yo tenía una cuestión personal, y se lo comuniqué a la consellera y al director general. No hice ningún boicot, envié a los mejores técnicos del área de Urbanismo porque creo que era una reunión técnica, otra cosa es que Bellido y Pavón tienen ahora mucho tiempo libre.

Hace unos diez días, las Cortes aprobaron un nuevo modelo comercial, que permite la libertad total, en domingos y festivos, entre junio y enero. ¿Está satisfecho con el acuerdo apoyado, entre otros, por el PSPV?

No, no estoy satisfecho. Yo tenía un acuerdo con una gran superficie del centro de la ciudad para que los empleados no trabajasen más de doce festivos al año, lo que generaba empleo. Con este nuevo acuerdo, ya no se va a contratar a nadie, habrá 300 alicantinos que se quedarán sin empleo y los empleados trabajarán siete festivos más al año que con mi pacto. Es un paso atrás para la conciliación y también para la creación de empleo.

¿Se plantea recurrirlo en los tribunales como hizo con la resolución previa impuesta por el director general de Comercio que limitaba la apertura comercial a los tres meses de verano?

Mi partido en las Cortes Valencianas ha votado que sí, así que nosotros nos paramos aquí. No vamos a empezar a pleitear, aunque es un mal acuerdo para los trabajadores y para los desempleados. Es un acuerdo impuesto desde València, donde se ven las cosas de otra forma. No me gusta.

Compartir el artículo

stats