El nuevo equipo de gobierno municipal de Alicante ya tiene asignadas las competencias. Mari Carmen de España se erige como la "mujer fuerte" del alcalde Luis Barcala, ya que llevará varias áreas de gran importancia, como Urbanismo, Turismo y Educación, además de ser la portavoz del gobierno.

Así lo anunció el nuevo alcalde, que se queda solo con Asesoría jurídica, en una rueda de prensa en la que estuvo escoltado por la propia De España y Mari Carmen Goitia en la mesa, y en presencia de Carlos Castillo, Israel Cortés, María Dolores Padilla y Marisa Gayo y José Ramón González.

La vicealcaldesa será Mari Ángeles Goitia, que cedió su puesto para que Barcala fuera el candidato a la Alcaldía.

Las competencias del área de Limpieza, una de las patatas calientes en la ciudad, recaen sobre Israel Cortés, mientras que José Ramón González asume Recursos Humanos y Seguridad, además de Fiestas.

Las delegaciones del nuevo equipo de gobierno de Alicante

  • Mari Ángeles Goitia: Acción Social (cooperación, igualdad, inmigración), Participación Ciudadana y Partidas Rurales
  • Mari Carmen De España: Urbanismo, Vivienda, Turismo, Educación, Plaza de Toros
  • Israel Cortés: Infraestructuras, Medio Ambiente, Limpieza, Juventud
  • Carlos Castillo: vicepresidente de la Diputación y además Hacienda y Agencia Local de Desarrollo
  • José Ramón González: Recursos Humanos, Seguridad y Fiestas
  • María Dolores Padilla: Cultura (Memoria Histórica), Contratación
  • Marisa Gayo: Deportes, Sanidad y Comercio

Barcala espera que el Consell "no dé la espalda" a la ciudad

El nuevo alcalde de Alicante, Luis Barcala, ha confiado "totalmente" en que el Consell "no dé la espalda" a la ciudad porque "simplemente" haya cambiado de Gobierno. "No es que nos dieran mucho la cara cuando eran del mismo signo, pero entendemos que hay que ser mucho más responsables que eso", ha afirmado.

En la comparecencia en la que dio a conocer el reparto de competencias, Barcala avanzó, además, que "exigirá" a las administraciones supramunicipales que "beneficien" a la ciudad porque es su "obligación -como alcalde-, mirando por el interés de los alicantinos".

"Puede parecer una barbaridad", opinó que exija "a todas y cada una de las administraciones, en su ámbito de competencias, exigir lo máximo para la ciudad".

Al respecto, desveló que ayer ya mantuvo un encuentro con el delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Moragues, y con el subdelegado en Alicante, José Miguel Saval, donde trasladó "el calendario de reuniones que nos interesa mantener con el Gobierno de España".

"Y me da exactamente igual que sea con personas de distintos departamentos que necesitamos para activar cuestiones que estamos reivindicando desde hace bastante tiempo; el caso es que vengan o vayamos, me da igual, el caso es que hablemos y de forma inmediata", manifestó.

En ese sentido, Barcala recordó que el consistorio va "contra reloj" y que, por tanto, tras la reunión de ayer la semana que viene se realizarán "un montón de reuniones que estamos cerrando en ese sentido".

Proyectos para Alicante

Preguntado por las cuestiones que abordará de forma prioritaria, Luis Barcala ha anunciado que se actuará en la limpieza de la ciudad porque es "prioritario" y es la cuestión que "más preocupa" y la que "menos atención ha tenido".

Además, habló de los temas relacionados con Urbanismo y a la ordenación de la ciudad que permitan dar una opción a "las empresas que se están yendo de Alicante o que no se plantean venir".

"A veces asombra que todas esas cuestiones estaban en el pacto del tripartito, al inicio del mandato. Las afrontaremos porque eran importantes para Alicante, pero en tres años no se han hecho. Tampoco creo que se pueda exigir recuperar el tiempo perdido, pero vamos a correr para recuperar todo el tiempo que se pueda".

Finalmente, inquirido por el plan de ajuste que afecta a la ciudad, Luis Barcala apostó por llevar al Ministerio de Hacienda un documento "justificativo" que facilite si no la retirada del plan sí su "flexibilización" para abordar un incremento de la plantilla.

"Claro que las condiciones de ahora son infinitamente mejores que en 2013 cuando se suscribió el plan de ajuste; si han mejorado y se ha venido cumpliendo, hay que revisarlo", defendió.