Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Turquía aumenta la presión sobre la Costa Blanca al devaluar su moneda

Los destinos más populares de «sol y playa» de la costa turca son desde esta semana un 40% más baratos que los que ofrece la provincia de Alicante

Turquía aumenta la presión sobre la Costa Blanca al devaluar su moneda

La devaluación de la lira turca, que ha perdido un 40% de su valor frente al euro en los últimos días, ha vuelto a generar cierta alarma entre los hoteleros de la Costa Blanca, por los efectos que puedan tener en el mercado de «sol y playa» el próximo año. Los empresarios ya tenían descontada la recuperación de Túnez y Turquía este verano y temían por el impacto en 2019, al que se une ahora otro factor desestabilizador, como es una moneda barata frente a las economías basadas en el euro. Todo en un verano de sobresaltos por los vaivenes de la ocupación.

Turquía ha recuperado ya un 70% del turismo que perdió tras el cierre de los mercados del Mediterráneo oriental hace tres años. Esta temporada se ha notado y ahora, además, desde hace unos días Turquía está casi de saldo, porque la devaluación de su lira provoca que a los turistas europeos les salga un 40% más barato pasar las vacaciones en Estambul o Antalya, la costa más popular para los turistas de Gran Bretaña. Nuria Montes, secretaria general de la patronal Hosbec, apunta, en este sentido, que «está claro que Turquía ha recuperado miles de turistas con una rapidez que no esperaban ni en sus mejores previsiones pero, ojo, el tema de la devaluación también podría desembocar en un aumento del malestar de la población debido a la pérdida de poder adquisitivo»

La crisis que sufrió Turquía en los últimos tres años fue clave para que la Costa Blanca y otros destinos de sol y playa del Mediterráneo español vivieran un auténtico «boom» turístico, similar al de los años 70, que se tradujo en 500.000 turistas nuevos al año. Una situación que era insostenible y que se ha frenado en seco este verano, como lo demuestran los datos del aeropuerto, que el pasado julio vio cómo su tráfico caía dos puntos respecto al mismo mes de 2017, algo que no sucedía desde hace seis años. Cifras en las que influyeron otras circunstancias externas como el Mundial de Rusia y el buen tiempo en los países emisores de visitantes.

Además, Turquía ha declarado este verano una «guerra» total de precios y ofrece en plena temporada alta tarifas un 60% más económicas que la Costa Blanca en hoteles de tres estrellas. Según un informe comparativo de las tarifas de la consultora Mabrian, Antalya, uno de los destinos de «sol y playa» más populares de la costa turca, comercializa hoteles de 3 estrellas por 40 euros/día la habitación doble, frente a los 100 euros de media en la Costa Blanca. En los hoteles de cuatro estrellas la diferencia es de 64 euros frente a los 127 de media en la provincia. En el segmento de gran lujo (5 estrellas) el escenario cambia al pasar Antalya a los 211 euros frente a los 178 euros de media en la costa de la provincia de Alicante.

La recuperación de Turquía este último año la sitúa como un fuerte competidor para España. Su principal atractivo, sol y playa, y sus precios de alojamiento considerablemente más económicos, están provocando una fuga de reservas por parte de los mercados emisores tradicionales en Europa: Reino Unido y Alemania, que registran aumentos de más de un 80% para algunas zonas de la costa turca. Turquía cuenta con complejos nuevos frente al mar de 80.000 m2 y donde sus trabajadores cobran la mitad que, por ejemplo, en Benidorm, lo que da una extraordinaria posición de ventaja laboral y salarial.

En cuanto a los destinos nacionales, Baleares es el que marca los precios medios más altos en todas las categorías, mientras que el resto de destinos alternan sus posiciones en el ranking de precios medios de cada categoría. La categoría de tres estrellas es la que presenta más disparidad de precios, mostrando diferencias de hasta un 50% entre destinos como Canarias y Baleares.

Destino inteligente

Por otro lado, Turisme Comunitat Valenciana avanza en la estrategia para transformar en territorio inteligente la Comunidad Valenciana gracias al desarrollo de herramientas de autodiagnóstico, reputación online y pruebas piloto en destinos. Para continuar avanzando en su puesta en marcha y consolidación, Turisme tiene previsto poner en marcha un programa de acciones de difusión para la captación de miembros en el último trimestre del año. Así, tal como señala Francesc Colomer secretario autonómico, «la propuesta estará abierta a todos los municipios y también a empresas y centros de conocimiento». El objetivo es «configurar una red adaptada a la singularidad del territorio, a los diferentes niveles de especialización turística y a la demografía». Este proyecto se ha desarrollado en el marco de la estrategia destino inteligente, coordinado por la Oficina de Asistencia Técnica a destinos inteligentes, con sede en el Instituto Valenciano de Tecnologías Turísticas (Invatur).

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats