Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Expertos en demografía afirman que la crisis de población solo se puede superar con inmigrantes

Geógrafos de toda España, reunidos en Alicante, reclaman al Gobierno ayudas para la inmigración. Sitúan en la hostelería, la agricultura y el cuidado de mayores los nichos de mercado infradotados

Los geógrafos ven en la inmigración la solución al problema demográfico. héctor fuentes

Expertos nacionales en Geografía Humana ven en la vuelta de los inmigrantes la solución a la crisis demográfica que nos atenaza.

Advierten un nuevo repunte migratorio que irá a más en los próximos años y perciben que está en manos de la inmigración la reversión de los últimos datos de prospección poblacional, tanto nacional como provincial, que por primera vez sitúan la mortalidad por delante de los nacimientos, como resume Juan David Sempere, coordinador del XVI Congreso de la Población en España que reúne esta semana en la Universidad de Alicante a los mayores especialistas nacionales.

Solo en la provincia, de enero a junio se produjeron en la provincia 1.072 defunciones más que nacimientos y los expertos reclaman del Gobierno medidas que ayuden a los inmigrantes a establecerse porque lo consideran un seguro de futuro poblacional. Además de favorecer la repoblación de buena parte de los 143 municipios de la Comunidad que, en palabras del director general de Administración Local, Antoni Such, «se están desangrando», con no más de 12 habitantes por kilómetro cuadrado -la densidad poblacional autonómica media es de 212 habitantes por kilómetros cuadrado-, los inmigrantes cubrirán nichos de mercado infradotados, como la hostelería, el sector del cuidado de los mayores y la agricultura.

Cambio de ciclo

El doctor en Geografía por la Autónoma de Barcelona, Joaquín Recaño, confirma que estamos en un nuevo ciclo de crecimiento de la inmigración exterior, muy vinculado al cambio de ciclo económico, y que persistirá «claramente» en España los próximos años, porque estas personas serán quienes ocupen esos trabajos.

«Estos ciclos migratorios se van a dar continuamente. Ahora estamos en fase de crecimiento y la demanda de trabajo va a continuar en esos sectores e incluso se agravará en los próximos años», recalca Recaño.

Es una situación paralela a la, por otra parte, «incapacidad» de nuestro mercado por absorber la sobrecualificación de estudiantes universitarios que no encuentran su sitio al término de los estudios. Los geógrafos animan a los jóvenes a incorporar en su ADN la movilidad global. Para Recaño, si España quiere ser una potencia económica, deberá tanto exportar talento como mejorar los salarios, muy devaluados a consecuencia de la crisis. «El talento seguirá yéndose porque está mal remunerado», subraya.

Pablo Pumares, de la Universidad de Almería y especializado en migraciones internacionales, destaca a su vez que la inmigración extranjera afecta a todas las variables demográficas, y que a la vez que reduce el envejecimiento de la población, afecta también positivamente a la fecundidad y la población «crece en su conjunto», además de extenderse en el territorio.

Aunque todavía más municipios pierden población que durante la crisis, asegura este experto que la inmigración palia esta situación en las grandes ciudades y su periferia. «A España le convienen saldos de inmigrantes positivos, porque la población envejece rápido y contribuirán a recuperar población en áreas rurales que de otra manera la pierden por completo».

Por todo ello reclaman del Gobierno políticas que favorezcan que se saque partido a la inmigración, incorporándoles lo más rápidamente posible al mercado laboral, entre otros aspectos.

La experta mundial en mortalidad, France Meslé, abrió el congreso poniendo el acento en que aunque la esperanza de vida aumenta a nivel global, hay síntomas que revierten esta situación y la frenan, a consecuencia de muertes violentas y por accidentes como ya sucede en EE UU.

Compartir el artículo

stats