Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Economistas alertan de que el turismo de hoteles «low cost» está agotado

Recomiendan que el sector mejore las instalaciones e incida en el turismo de compras, cultural y de gastronomía

Economistas alertan de que el turismo de hoteles «low cost» está agotado

Economistas alertan de que el turismo de hoteles «low cost» está agotado

Un informe del Consejo General de los Colegios de Economistas de España, en el que ha participado el Colegio de Alicante, alerta de los riesgos que amenazan la buena salud del modelo turístico que ha imperado desde los años 70, basado casi exclusivamente en el sol y la playa como gran reclamo para la captación de turistas.

Los economistas mantienen que estos dos elementos son sólidos, pero deben complementarse con fórmulas que acaben con los hoteles «low cost», la competitividad vía precios, la mano de obra barata, temporal y poco cualificada, y la excesiva dependencia con los tour operadores. Tutela que se ha observado este verano con los desvíos de grupos de turistas a Túnez, Turquía, Egipto y, las nuevas amenazas que constituyen, Croacia y Bosnia en la propia Europa. Compras, ocio, cultura, gastronomía son los pilares en los que debiera basarse el nuevo modelo, más allá de que el sol y la playa son clave.

Y en cuanto a los mercados, China es el gran granero futuro de visitantes. Se estima que 220 millones de chinos se van a mover por el mundo en los próximos 7 años con un gasto aproximado de 260.000 millones de euros al año. «No buscan sol y playas. Quieren ciudades, cultura y compras para los que ni España ni la Comunidad Valenciana ni la provincia de Alicante están preparadas aún», destacan los economistas. Los visados son muy lentos, solo hay dos oficinas españolas en China para 1.400 millones de habitantes y solo 25 vuelos directos a la semana desde España, la cuarta parte, por ejemplo, que Francia. Un turista chino gasta de media por viaje 2.593 euros; el nórdico, 1.322 euros; británico, 1.007 euros; italiano, 740 euros y francés, 614 euros. El turismo chino subió el último año en la Comunidad un 26%, alcanzando la cifra de más de 15.000 visitantes.

Por otra parte, los economistas ratifican que la turismofobia es un hecho y debe combatirse con gestión eficiente del turismo que es libre de elegir el apartamento y altera las condiciones de vida (social y económica) de las zonas donde se desarrolla y, por otro lado, destacan la necesidad de reconvertir los aeropuertos en algo más que una terminal donde llegan y se van los turistas. Deben ser un punto de oferta turística en sí (gastronomía, tiendas?), bien conectado con el resto del destino donde se ubican, gran carencia del aeropuerto de Alicante-Elche y su falta de conexión ferroviaria.

El estudio incide en la necesidad de dotar de mayor protagonismo a la «marca España» como eje central de la promoción, reforzada por el resto de las marcas autonómicas. Existen otros riesgos a prevenir: cambio climático, situación geopolítica internacional y ciberdelincuencia.

Francisco Menargues, presidente del Colegio de Economistas de Alicante, advierte de que «la posición de nuestra provincia es muy sólida pero el modelo presenta problemas propios del proceso de madurez». Para Menargues, «resulta urgente una reforma de la oferta y de la manera de plantearla para atraer otro tipo de turismo diferente al de sol y playa. Aprovechar las nuevas tecnologías también debe estar en la estrategia».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats