Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La tránsfuga Belmonte quiere dar clases

La edil participa en la adjudicación de puestos de difícil cobertura convocada por la Conselleria de Educación ante la falta de profesorado

La edil Nerea Belmonte, durante un reciente pleno.

La edil Nerea Belmonte, durante un reciente pleno. jose navarro

La concejala tránsfuga Nerea Belmonte (ex de Guanyar), abogada de formación, se abre a nuevos horizontes profesionales. Tras no conseguir que la corporación sacara adelante una modificación del Reglamento Orgánico del Pleno (ROP), que hubiese podido abrir el camino a volver a cobrar sueldo público del Ayuntamiento, Belmonte ha participado recientemente en el proceso de adjudicación de puestos de difícil cobertura convocado por la Conselleria de Educación, en manos de Vicent Marzà, ante la falta de profesorado para cubrir vacantes en institutos. La edil, en la actualidad, solamente cobra del Ayuntamiento por la asistencia a plenos (unos 194 euros por sesión), ya que se quedó sin sueldo cuando a principios de 2016 fue expulsada de Guanyar y del gobierno del tripartito por adjudicar contratos menores a una empresa de su entorno cuando era la responsable de Acción Social.

Con la vista puesta en sus nuevas ambiciones profesionales, Belmonte hizo su solicitud telemática para intentar impartir clase de cuatro asignaturas ofertadas por la Conselleria de Educación para Secundaria: Geografía e Historia, Procesos de Gestión Administrativa, Ámbito socio-lingüístico y Formación y orientación laboral. Todas ellas son materias de institutos repartidos por toda la geografía provincial, en Alicante, Elche, Albatera y Pedreguer. Belmonte puede optar a esas plazas de difícil cobertura por estar en posesión de la titulación de Derecho, además de disponer de Formación Pedagógica (el antiguo CAP o el nuevo máster de Formación del Profesorado). Los candidatos que además tengan el requisito lingüístico (la «Capacitació en Valencià») tienen «prioridad».

Por orden de registro

La concejala, que permitió hace ahora medio año el regreso del PP al gobierno con su voto en blanco en el pleno de investidura que acabó con Barcala como nuevo alcalde de Alicante, se inscribió en la convocatoria abierta la pasada semana por la Generalitat. Según la convocatoria publicada en la web de la Conselleria de Educación, Belmonte registró sus peticiones minutos antes de las siete de la tarde del pasado jueves, jornada que arrancó para ella en el Ayuntamiento con el pleno ordinario del mes de octubre. La sesión plenaria terminó sobre las tres de la tarde, así que, cuatro horas después, la edil se puso frente al ordenador para participar en un proceso iniciado por la Conselleria de Educación para encontrar profesores que den clases en plazas de difícil cobertura en institutos.

La edil confirmó ayer que había participado en el proceso de adjudicación, aunque no quiso desvelar si había o no conseguido plaza. Según el listado público, la concejala se quedó lejos de los primeros puestos (entre el puesto 122 en Ámbito socio-lingüístico y el 272 en Formación y orientación laboral), ya que oficializó su petición avanzada la tarde del pasado jueves. El período de inscripción se abrió a las 10 de la mañana y, según la Conselleria de Educación, los puestos se adjudicaron principalmente «por orden de registro».

La edil, preguntada ayer por sus nuevos horizontes profesionales tras llevar dos años y medio sin cobrar sueldo del Ayuntamiento, descartó hacer declaraciones, aunque sí confirmó que había optado a plazas en institutos. «Opté a las plazas que puedo por mi título de Derecho, pero no voy a hablar más de lo que hago en mi vida privada», afirmó la concejala.

Compartir el artículo

stats