Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Apuesta por la Medicina más tecnológica

La Universidad implanta el grado de Ingeniería Biomédica

La titulación arranca el próximo curso con 60 plazas - Los graduados desarrollarán dispositivos y aparatos que usará la sanidad del futuro

La Universidad implanta el grado de Ingeniería Biomédica

La Universidad de Alicante (UA) implantará el próximo curso el grado en Ingeniería Biomédica tras ser aprobado por la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (Aneca). De esta forma la Universidad se situará a la vanguardia en la enseñanza de las técnicas y dispositivos que conformarán la Medicina del futuro.

El grado contará con 60 plazas y constará de 240 créditos distribuidos en cuatro cursos de formación. Los alumnos tendrán que realizar un Trabajo Fin de Grado (TFG) y podrán optar a realizar prácticas en hospitales y empresas de tecnologías aplicadas a la salud, según explica su coordinador, Daniel Ruiz.

En la Universidad de Alicante estaba implantado el grado de Tecnologías de la Información para la Salud, que comparte asignaturas con la nueva titulación, por lo que se ha optado por elaborar un nuevo plan de estudios para el grado en Ingeniería Biomédica y por adaptar el de Tecnologías de la Información para que los alumnos que ya lo están cursando se gradúen en la nueva titulación cursando una serie de asignaturas adicionales.

El plan para Ingeniería Biomédica incluye asignaturas como Electrónica, Mecánica, Biomateriales, Telemedicina e Inteligencia Artificial Aplicada al Análisis de Datos y también otras como Biología, Química, Anatomía, Fisiología y Farmacología. Así, aunque el grado dependa de la Escuela Politécnica Superior, parte del profesorado es de las facultades de Ciencias y de Ciencias de la Salud. Se trata de un grado a medio camino entre Medicina, Biología y Farmacia y las ingenierías Informática, de Telecomunicaciones y Electrónica.

«Hablamos de la Medicina del futuro. Para que el sistema sanitario actual se sostenga debe aplicar la tecnología, ya lo ha advertido la Organización Mundial de la Salud», indica Ruiz. Los alumnos que escojan este grado obtendrán las competencias para diseñar y desarrollar la tecnología que ayuda en su día a día a médicos y resto de personal sanitario. Serán ellos quienes diseñen los dispositivos electrónicos y los aparatos médicos como los equipos de resonancia magnética por ejemplo.

«Vamos hacia una monitorización constante del paciente y son los dispositivos tecnológicos los que lo permiten sin producir una sobrecarga de trabajo a los profesionales de la Medicina», señala el coordinador. «Hablamos de pruebas diagnósticas, sensores, análisis, dispositivos más precisos y a menor coste, prótesis biocompatibles fabricadas en impresoras 3D... el abanico es infinito porque la Medicina está en constante evolución y la tecnología ayuda en este avance», resume Ruiz.

Este avance provoca que tanto hospitales como centros de investigación y empresas necesiten personal de alta cualificación y se prevé un crecimiento de la demanda de este tipo de profesionales, según el último dictamen del Comité Económico y Social Europeo que asegura que «la ingeniería biomédica será cada vez más importante debido al desarrollo tecnológico y al potencial de las nuevas técnicas para mejorar la atención sanitaria y la rehabilitación».

La Universidad de Alicante se une así a otras doce universidades públicas y privadas que ya ofertan este grado en España. En la Comunidad Valenciana será la segunda universidad en implantarlo tras la Universidad Politécnica de València. Además, cuenta con el respaldo de la Sociedad Española de Ingeniería Biomédica (SEIB).

Compartir el artículo

stats