Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mujer con hijos a su cargo y personas mayores, los que más sufren

La ONG Cruz Roja va a incrementar su actividad de apoyo para «que todo el mundo acceda al bono social»

El perfil del hogar que sufre pobreza energética es el de una mujer con hijos a su cargo y también el de personas mayores y discapacitados, según se desprende del estudio sobre la vulnerabilidad social asociada al ámbito de la vivienda y pobreza energética realizado por Cruz Roja y la Universidad Carlos III.

Según el informe, el 83,3% de los beneficiarios de los proyectos de intervención social de la organización está en riesgo de pobreza y exclusión social, más del 65% son mujeres, en cerca de la mitad de los hogares viven niños y niñas y hay una importante presencia de familias monomarentales o numerosas, personas mayores y también personas con discapacidad.

Tras conocer esta realidad, el coordinador general de Cruz Roja España, Antoni Bruel, avanzó que la ONG «va a incrementar las acciones de acompañamiento y apoyo para que todo el mundo acceda al bono social».

En el informe se señala que del 1,7 millones de personas atendidas en España, más de 470.000 se encuentran en situación de extrema vulnerabilidad. En esta línea, Bruel recalcó que el 57,6% del total de las personas encuestadas que son población activa están en paro. Y resulta llamativo que de los que sí tienen un empleo, el 89% vive por debajo del umbral de la pobreza, es decir, vive con menos de 710 euros al mes. Es la llamada tasa de pobreza laboral.

«Hay un origen que es el desempleo, en la realidad social la falta de empleo es lo que desencadena todo lo demás», explicó Bruel. No obstante, el coordinador de la entidad hizo hincapié en que desde Cruz Roja han detectado un incremento de los conocidos como «nuevos pobres», que se sitúan ya en 296.000 personas. Muchos de ellos tienen un empleo «que no le da para cubrir necesidades», denunció Bruel.

Tras el peor momento de la crisis la renta media por unidad de consumo comenzó a recuperarse en la Comunidad Valenciana pero todavía queda una «bolsa» de personas que pese a estar trabajando no ve cubiertas sus necesidades por la precariedad del empleo. Muchos de ellos son jóvenes titulados universitarios que han formado una familia y que se ven en serias dificultades para llegar a fin de mes.

Compartir el artículo

stats