Suscríbete Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hay 87 en total

La reducción a 90 km/h del límite de velocidad solo afecta a tres puntos negros

La mayoría de los tramos de alta siniestralidad están en autovías o en lugares donde ya era obligado circular más despacio

La reducción de la velocidad máxima de 100 a 90 kilómetros por hora en carreteras convencionales que entra hoy en vigor tiene un carácter casi simbólico en la provincia de Alicante, porque en realidad su repercusión sobre los tramos de mayor siniestralidad es mínimo. Y es que solo tres de los 87 tramos de la red viaria alicantina que, según datos publicados por el Ministerio de Fomento y la Conselleria de Obras Públicas, pueden considerarse técnicamente como puntos negros -tres o más accidentes con víctimas en un año a lo largo de un kilómetro-, se encuentran en zonas en las que se ha aplicado esa rebaja en el límite máximo al que se puede circular. A los 84 restantes no les afecta la medida, al encontrarse bien en vías que ya tenían establecida una limitación a 90 kilómetros por hora o tienen alguna otra específica más baja por su trazado o su densidad de tráfico, o bien en travesías e intersecciones, o incluso en autovías a las que se puede circular a 120 kilómetros por hora sin restricción alguna.

El nuevo límite de velocidad en vías convencionales tiene un efecto directo sobre la seguridad vial, tanto por lo que implica el mero hecho de circular a una velocidad más baja ante eventuales salidas de vía o colisiones, como porque se reduce de forma notable la distancia de frenado del vehículo, de 84 metros cuando se circula a 100 kilómetros por hora a 70 si se va a 90. Así lo recordó ayer la subdelegada del Gobierno, Araceli Poblador, en el acto de retirada de la última señal de 100 kilómetros por hora en la provincia, en uno de los extremos de la variante de La Vila Joiosa, en la N-332. La medida ha supuesto en la provincia el cambio de 26 señales, en diferentes tramos de las carreteras N-332 y N-340. Desde la Subdelegación del Gobierno indicaron que la reducción del límite de velocidad se extiende a 200 kilómetros de carretera, aunque los directamente afectados son muchos menos.

El principal tramo en el que hasta ayer se podía circular a un máximo de 100 kilómetros por hora es entre el acceso sur a La Vila Joiosa y el final de la variante de Benidorm, en la N-332, unos 18 kilómetros. Además, tenía ese límite genérico el extremo norte de la misma carretera, en las variantes de Ondara y El Verger, hasta las proximidades de Oliva, ya en la provincia de Valencia, apenas 8 kilómetros en la demarcación alicantina. Igualmente se podían alcanzar los 100 kilómetros hora en la variante de Cocentaina en la N-340 -unos 2 kilómetros que no se vieron afectados por la construcción de la autovía en esta zona- y, en la misma carretera pero mucho más al sur, tampoco había limitaciones específicas en un corto tramo entre Albatera y Crevillent, apenas 6 kilómetros. Por último, se podía ir a 100 en otro corto tramo de la N-332 en las proximidades de Guardamar del Segura.

El resto de tramos de la N-332 y la N-340, así como la N-338 (acceso al aeropuerto de El Altet), la N-325 (Novelda-Crevillent) y el tramo de la N-344 entre Caudete y La Font de la Figuera que discurre por el término municipal de Villena ya tenían límites inferiores. De hecho, en algunos de ellos, como en la N-332 entre Santa Pola y Alicante y entre El Campello y La Vila Joiosa, se rebajó hace poco tiempo la velocidad máxima a 80 kilómetros por hora precisamente para mejorar la seguridad vial.

«Eliminar, no solo señalar»

Las asociaciones de víctimas de accidentes de tráfico han acogido de una forma muy positiva esta reducción del límite genérico de velocidad en carreteras convencionales, que tiene en cualquier caso una acción directa sobre la seguridad vial y que en el conjunto de España sí tiene una mayor repercusión, puesto que el efecto de la medida se extiende a varios miles de kilómetros de vías. Antonio Ángel Pertusa, portavoz de Stop Accidentes en la provincia de Alicante, destaca que con esto «España se alinea con la mayoría de países europeos», y que «solo con que haya una muerte menos con esto, ya es un paso adelante». Asimismo, hace hincapié en que «a más velocidad siempre mayor tiempo de reacción, más distancia de frenado y más efecto túnel en la visión», aspectos que se reducen al circular más despacio.

No obstante, acerca de los pocos tramos de la provincia que estaban aún limitados a 100, recalca que «el problema es que aunque la carretera esté a 80, los límites no se respetan». Además, reitera en que «no hay que quedarse en señalar los tramos peligrosos, sino eliminarlos» con mejoras en esas vías. Por ello, apela a la responsabilidad de los conductores a la hora de circular y a «adaptarse a las circunstancias de la vía», defendiendo a la vez medidas de prevención como la que hoy entra en vigor.

¿Por qué no a 80 km/h?

¿Por qué no a 80 km/h?

mariola sabuco

Compartir el artículo

stats