Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

molestias revisión

El Ayuntamiento organiza batidas en el centro de la ciudad ante el exceso de palomas

Los operarios las capturan mediante el uso de redes o trampas situadas en las azoteas de los edificios

Una de las últimas batidas en la plaza de Topete, en el barrio de Virgen del Socorro. Antonio Ponzoda

El Ayuntamiento de Alicante está llevando a cabo en los últimos días batidas en distintos puntos de la ciudad para capturar palomas y controlar así la población de estas aves. Y es que, coincidiendo con la llegada del buen tiempo, está aumentando el número de aves, con los consiguientes problemas para los vecinos y los hosteleros, en especial en aquellos establecimientos que tienen terrazas. En la Explanada la situación se ha vuelto insostenible para muchos hosteleros. Algunos han llegado a colocar sprays de agua en las mesas para que los comensales ahuyenten a los pájaros que se suben a las mesas para comer.

En los últimos días las batidas se han concentrado, sobre todo, en el centro de la ciudad, en zonas como la Explanada y la avenida de Óscar Esplá. También en el barrio de Virgen del Socorro, donde un grupo de operarios estuvo esta semana capturando a decenas de ejemplares en la plaza Topete, ante la mirada de sorpresa de los vecinos. Según han explicado fuentes municipales, las capturas se llevan a cabo de dos maneras. Una de ellas es colocando trampas en las azoteas de algunos edificios con comida para que entren las palomas y queden atrapadas. El segundo método es mediante redes que los operarios disparan para atrapar a las aves.

El destino final de estos animales, señalan estas mismas fuentes, son parajes en los que hay aves rapaces y las capturas siempre se hacen atendiendo a las peticiones de vecinos y comerciantes. Y es que estos animales generan problema de suciedad y son foco de enfermedades que pueden transmitir a las personas, por lo que es importante mantener a raya las poblaciones para que nos e conviertan en un problema. Además, la paloma es un ave con una alta capacidad de reproducción, lo que en ocasiones complica su control. Por otro lado, los excrementos de las palomas son altamente dañinos para los monumentos, ya que contienen componentes ácidos que deterioran la piedra.

Las capturas de palomas se llevan a cabo en diez puntos diferentes de la ciudad de Alicante y cuatro veces al año, según se recoge en el pliego de condiciones del servicio, que fue adjudicado a finales del año pasado. La empresa encargada del servicio también lleva a cabo una vigilancia sanitaria de las palomas una vez al año, consistente en la captura de 50 ejemplares de manera aleatoria, que son analizados en busca de enfermedades como la salmonela, la gripe aviaria o de parásitos como los ácaros o la garrapata de la paloma. La empresa tiene la obligación de controlar las zonas en las que se concentren más de 15 aves y retirar los nidos de los edificios públicos.

También las gaviotas

Además de las palomas, también se actúa sobre las poblaciones de gaviotas, cuando hay denuncias de molestias o episodios agresivos generados por estas aves, que en época de nidificación pueden llegar a ser muy violentas. Entonces, la empresa encargada de este servicio retira nidos, huevos y pollos en los lugares de anidamiento.

Curiosamente, este servicio de captura de palomas, cuya adjudicación se ha hecho con el gobierno del Partido Popular, contrasta con la Ordenanza Municipal de Parques y Jardines, que data de 2017, cuando gobernaba el tripartito, y que castiga con hasta 210 euros a quien capture o cace a cualquier tipo de animal, así como a quien maltrate a las palomas, pájaros y cualquier otra especie de aves o animales. También se castiga con multas por esta misma cuantía a los dueños de animales domésticos que toleren que sus mascotas los maltraten.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats