Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Generalitat prohibirá los contenedores de basura en las calles a partir de 2021

En los municipios de más de 50.000 habitantes los residuos deberán sacarse al portal de manera separada para su reciclaje

Una persona busca objetos en un contenedor de basura en la ciudad de Alicante, imagen a desterrar a partir de 2021. HÉCTOR FUENTES

¿Adiós a los contenedores y vertederos de basura en 2021? El decreto que regula desde finales de abril la recogida de residuos urbanos en la provincia de Alicante y resto de la Comunidad Valenciana establece que a partir de enero de 2021 comiencen a desaparecer de las calles de las ciudades alicantinas con más de 50.000 habitantes, los contenedores clásicos en los que diariamente se deposita la basura orgánica, envases, papel y cartón. El decreto no contempla sanciones, algo solo previsto en las leyes, pero los ayuntamientos están obligados a establecer una normativa para lograr la denominada recogida «puerta a puerta». Es decir, días concretos para la recogida, mediante la personalización de las bolsas con códigos de barras o un contenedor concreto para las comunidades de vecinos o chalets individuales.

Cada alicantino genera al año 500 kilos de basura y aunque se ha avanzado mucho en el reciclaje, sobre todo en el tema de los envases, España está a años luz de lo que exige Bruselas en tratamiento, que es un 55% de la basura en 2025 y un 65% en 2035. Porcentajes muy por encima del 34% actual en España.

El Plan Integral de Residuos entró en vigor a finales de abril y establece que los municipios de más de 50.000 habitantes implanten un sistema de recogida «puerta a puerta», al menos en algún barrio, antes del 1 de enero de 2021. Se prescindiría así de los contenedores. Quince municipios en la Comunidad Valenciana -entre ellos Alicante, Elche, Benidorm y Torrevieja-, con una población de 2,3 millones de habitantes,que concentran el 45% de la población de la Comunidad. El camión no pasará, sin embargo, todos los días de la semana, lo que ya ha suscitado malestar, sobre todo de los restaurantes que no tienen espacio para almacenar los residuos orgánicos. Como alternativa, se permite implantar un sistema de contenedores individuales cerrados con identificación del usuario. Esos dos sistemas permiten introducir el pago por generación.

Todos los municipios con más de 10.000 habitantes deberán aprobar también, por su parte, Planes Locales de Residuos antes de enero de 2021 y, para los pequeños, el plazo se alarga a septiembre del mismo año. En caso de no llevarlo a efecto, se obliga al Ayuntamiento a implantar un sistema de contenedores cerrados con identificación de los usuarios.

Ese sistema responsabiliza, según los redactores del plan, al usuario del depósito de sus residuos recogidos selectivamente y de la mejora la calidad de los mismos al disminuir la proporción de impropios. En cualquiera de los dos sistemas de recogida será obligatoria la introducción del pago por generación.

El Consell deja, no obstante, el éxito del plan para eliminar la basura en la voluntad de los ayuntamientos y en la propia urbanidad de los ciudadanos. El decreto no tiene carácter sancionador aunque los ayuntamientos están obligados, al menos, a comenzar la recogida puerta a puerta en algún barrio a partir de deciembre de 2021. ¿Cómo? El Ayuntamiento deberá fijar qué día de la semana pasa el camión para recoger orgánicos, botes, cartón. ¿Objetivo? Seleccionar en casa y que la basura vaya ya a las plantas concretas de reciclaje para ir desapareciendo los vertederos tradicionales.

El nuevo plan está asociado a la transición hacia un nuevo modelo de gestión de residuos, acorde con las opciones de gestión jerárquicamente prevalentes según las directivas europeas. Es decir, prevención en la generación, reducción en origen, preparación para la reutilización, reciclado de calidad. Se fundamenta así una nueva planificación autonómica de residuos completamente basada en los principios de la economía circular que contempla las políticas orientadas al residuo cero-

En este marco, el nuevo plan impulsa la recogida selectiva, tanto en el ámbito municipal como en centros públicos y privados de toda índole. Asimismo, la recogida selectiva de biorresiduos en origen se convierte en una propuesta de ámbito autonómico, con el objeto de maximizar su rendimiento y no superar el máximo de un 10% destinado a vertedero que marcan las directivas a futuro.

También se fomentan algunas técnicas de valorización material, como el uso de materiales obtenidos a partir de biorresiduos, especialmente para la fracción orgánica no obtenida selectivamente, según reza el decreto.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats