Tensión esta mañana en la protesta vecinal contra la actividad de una empresa de valorización de residuos de construcción y demolición que trabaja en Fontcalent sin la preceptiva licencia. Según indican los vecinos la Policía Local se presentó a las 9 horas para pedir la autorización para cortar el camino por el que cada día transitan una treintena de camiones hacia la planta.

Tras mostrar la autorización, los políticos de PSOE y Podemos que les acompañaban en la protesta avisaron al Seprona para que se personara en el lugar.

La presidenta de la asociación vecinal, Gladys Lencina, asegura que la empresa carece de licencia para continuar con la actividad y denuncia que "vierte a cielo abierto y quema residuos de la construcción y demolición a base de amianto, y eso, maderas y revestimientos sin realizar análisis de residuos peligrosos" a cien metros del núcleo habitado de Fontcalent.

Fuentes municipales han confirmado que hace quince días la Policía Local precintó el recinto pero la empresa lo rompió y continuó con la actividad.

Por este motivo Urbanismo ha formalizado una denuncia en la Fiscalía por desobediencia. Y la Policía Local ha vuelto a precintar el lugar. Además, el concejal Adrián Santos ha confirmado que se abrirá un expediente sancionador para que se paralice la actividad hasta que se resuelva la licencia.

En paralelo la Conselleria de Medio Ambiente también tiene abierto un proceso contra la mercantil por funcionar sin la licencia ambiental.

Una empresa anterior había obtenido la Declaración de Interés Comunitario en la conselleria de Medio Ambiente y la traspasó a la firma actual, pero la administración autonómica no la hizo caducar. Así, según Santos, "lo único que podemos hacer desde el Ayuntamiento es lo que estamos haciendo" y advierte de que la Policía toma acta de todos los movimientos que se están realizando para adjuntarlos a la denuncia.

Los vecinos aseguran que "no es la primera vez que la empresa actúa de esta manera, ha roto más veces los precintos y según nos han dicho en Valencia no es la primera vez que actúan así, ya lo hicieron en Elche y en otros sitios de la provincia". "Cuando les llega la multa se declaran insolventes, no la pagan y se trasladan a otro lugar".

Los vecinos están ya "desesperados" ante esta situación y esperan que se resuelva con las denuncias presentadas. La primera denuncia es de julio de 2018.