Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis Bañón: «La circunvalación de Alicante pide a gritos el tercer carril»

El experto considera que la infraestructura, que soporta «90.000 vehículos al día», necesita el refuerzo

Luis Bañón: «La circunvalación de Alicante pide a gritos el tercer carril»

Luis Bañón: «La circunvalación de Alicante pide a gritos el tercer carril»

Un tercer carril para la circunvalación, carriles rápidos para Alicante, conectar el tranvía con el aeropuerto, fomentar el coche compartido y crear un consorcio que gestione el transporte público en el área Alicante-Elche Santa Pola. Son las claves de la mejora de la movilidad en Alicante, según el profesor de Ingeniería de Tráfico de la UA Luis Bañón.

P ¿Cuál es la causa de los problemas de tráfico de Alicante»

R Alicante adolece de falta de inversiones en su momento para adecuar las infraestructuras a la demanda existente. Inversiones como la avenida de Dénia han llegado tarde, y otras como la Vía Parque ni siquiera han llegado. Los técnicos e ingenieros de Tráfico de la ciudad van solventando esos déficits lo mejor que pueden. El problema de Alicante es que hemos sido la Cenicienta y los grandes olvidados siendo la segunda ciudad de la Comunidad y teniendo al lado la tercera (Elche).

P ¿Puede tener que ver con una mala planificación?

R La falta de un plan es un problema endémico general de la mayoría de ciudades españolas. En Alicante se echa en falta una planificación urbana más sólida y que tenga más continuidad. El Plan General actual data de 1987. No podemos diseñar una ciudad con esquemas de hace 30 años. Las administraciones se ponen al día con herramientas informáticas potentes para simular y prever incidencias. En la Universidad tenemos un software de simulación del tráfico que se usa en San Diego, Estocolmo, Singapur, Madrid o Palma en base a los datos de detectores instalados en los semáforos para contar el tráfico, que se va a autorregulando. Ese software permite optimizar las rutas y cómo puede evolucionar la red.

P ¿Cuántas horas al año pierden los conductores alicantinos por congestión del tráfico?

R Podríamos ahorrarnos 59 horas de tiempo si no hubiera atascos en Alicante, unos 15 minutos de promedio por cada uno de ellos. En general el diagnóstico es que aún se puede circular en Alicante porque en Barcelona, por ejemplo, los conductores pierden el doble, 120 horas al año, y en Ciudad de México 227. Aunque determinadas zonas, los accesos y la circunvalación sí que sufren.

P ¿Qué zonas están saturadas?

R La circunvalación de Alicante, una carretera de dos carriles por sentido con una intensidad de 90.000 vehículos al día de media, está pidiendo a gritos su ampliación con un tercer carril. La segunda circunvalación, lejana y de medio peaje, solo la usan la gente de El Campello y de zonas periféricas. Para ir a la Universidad, a Sant Joan, a Alicante, se usa la A-70, que está totalmente saturada. Igual que el tramo entre la avenida de Dénia hasta el Hospital de Sant Joan. Como no se ha soterrado, hay problemas de tráfico en toda esa zona, muy poblada. También la salida hacia Elche. El nudo de la autovía de Madrid con la circunvalación está saturado.

P ¿Está diseñada Alicante para el transporte privado?

R Efectivamente, Alicante está diseñada para los vehículos a motor. Ahora se buscan estrategias para desmotorizar las zonas centrales pero hay que crear nuevas infraestructuras y que el transporte publico funcione. Se ha creado una red de tranvía que va muy bien pero funciona en la mitad de la ciudad y la otra está sin él. Alicante está diseñada más para el transporte privado que para el público. Los aparcamientos están en el centro en lugar de ser disuasorios y gratuitos en el perímetro para bajarte con transporte público al centro como se hace en ciudades de mayor tamaño.

P¿Qué opina del actual sistema de transporte comarcal?

R Quizá se debería haber ido a un sistema de transporte intermunicipal Alicante-Elche. Si tuviéramos una oferta de transporte público a nivel provincial mejorando las cercanías y los accesos al aeropuerto, bastante deficitarios, sin estación de tren o tranvía, podría restar viajes al vehículo privado. Es difícil convencer a quien usa el coche de que elija otro tipo de transporte si no tenemos otro tipo de infraestructura, lo que requiere una inversión previa.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats