30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Ayuntamiento recupera el comedor de verano para los niños sin recursos

Los alumnos se reparten entre los diez colegios públicos que abren escuelas estivales para integrar a todos los menores

Los campus de verano integran a los niños en el comedor.

Los campus de verano integran a los niños en el comedor. pilar cortés

Este verano el Ayuntamiento ha recuperado los comedores escolares de verano para un total de 456 niños sin recursos, 16 más que en la última edición hace dos años y que, con el término del curso escolar, se quedaban sin la que en ocasiones es la única comida decente que hacen a lo largo del día, como es la que les ofrece el comedor escolar.

La Concejalía de Acción Social que dirige Julia María Llopis ha presupuestado 40.000 euros para esta actividad, con lo que completan la ayuda que también distribuye el Consell a cada municipio en función de las necesidades expresadas para los campamentos de verano y que este estío asciende a 73.097,84 euros para la ciudad de Alicante.

La concejala recuerda que el año pasado no se organizaron estos campamentos por la premura que implicaba para el PP organizarlos, recién incorporado a la jefatura del gobierno municipal. Entonces se repartieron bocadillos en las casas pero, como destaca la edil Llopis, lo mejor para la integración de los niños que carecen de recursos hasta para comer, es que compartan el resto de las actividades que organizan los colegios públicos en sus escuelas de verano, de forma que la comida sea una actividad más y no suponga una discriminación.

Los niños se han repartido, en función de la cercanía de sus domicilios, entre la decena de colegios que han organizado este mes de julio escuelas de verano con comedor, como son el Óscar Esplá, San Gabriel, La Aneja, La Florida, El Faro, La Albufereta, Nuestra Señora del Remedio, Voramar, Azorín e Isla de Tabarca.

Este último colegio, con la totalidad de los niños becados, funciona en julio como escuela de verano para toda la Zona Norte, junto a un campamento urbano en -Virgen de Remedio. A estos centros se suman además, a cargo del Ayuntamiento pero sin comedor, otras dos escuelas de arte urbano dirigidas específicamente a adolescentes, en los centros sociales Felicidad Sánchez y el de la calle Barcelona en el El Pla. Y los restantes 16 centros municipales socioeducativos abren sus puertas en horario de mañana para organizar actividades y atender a los menores con familias desestructuradas.

Las actividades de verano reúnen a cerca de 1.500 menores, pero en agosto se cierran los centros y los niños que siguen necesitando comedor serán atendidos por los Servicios Sociales.

Compartir el artículo

stats