30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barcala responde a las críticas por la limpieza con un cambio en la estructura del área

El exedil en San Vicente y exgerente de Mercalicante, Manuel Marco, releva al jefe de servicio que puso el PSOE y mantuvo el PP en el final del mandato

Barcala responde a las críticas por la limpieza con un cambio en la estructura del área

Barcala responde a las críticas por la limpieza con un cambio en la estructura del área

Cambio en el organigrama técnico de la Concejalía de Limpieza en pleno aluvión de críticas, coincidiendo con el arranque del verano, por la situación de suciedad de la ciudad y con el alcalde, el popular Luis Barcala, admitiendo que el nivel del servicio «ha bajado» tras las fiestas de Hogueras. A partir de ahora, el funcionario Manuel Marco, exconcejal del PP en San Vicente y exasesor de la Diputación (con Luisa Pastor al frente en ambos casos) y exgerente de Mercalicante (en la etapa de Luis Díaz Alperi), pasa a ser el nuevo jefe de servicio del área de Limpieza, tomando el relevo de Braulio Gambín, a quien puso en el cargo el socialista Fernando Marcos a principios de 2018 y a quien ha mantenido el PP hasta una vez pasada la cita con las urnas y la posterior configuración del nuevo gobierno.

Las modificaciones en la estructura de la Concejalía de Limpieza también afectan al control del polémico contrato prestado por la UTE formada por FCC, Ferrovial y dos empresas de Enrique Ortiz, que hasta la fecha estaba en manos de Gambín (que regresa a Urbanismo) y de Luis Hernández Toribio (destinado ahora a Coordinación de Proyectos), que llevaban al frente de esa responsabilidad desde la llegada de Miguel Ángel Pavón a la Concejalía de Limpieza (septiembre de 2017). A partir de ahora, el control del contrato dependerá de Sebastián Chicote, el funcionario que se encargó en 2013 de la redacción del actual pliego de condiciones, que estará en vigor hasta mediados de 2021.

Del nuevo jefe de servicio, Manuel Marco, dependerá una subárea técnica (dirigida por Chicote) y otra jurídica, cuyo responsable será Ezequiel García, hasta ahora encargado del departamento sancionador. La otra gran área de la concejalía, Medio Ambiente, estará bajo el mando de Juan Luis Berasaluce, que también se encargará de una nueva competencia que asumirá la concejalía, el mantenimiento de parques y jardines, una cuestión que también centra las críticas ciudadanas, junto a la situación de la limpieza en Alicante.

El actual concejal de Limpieza, el popular Manuel Villar, que recientemente tomó el relevo en el área del también popular Israel Cortés, admitió ayer que con estos cambios en el organigrama técnico se pretende dar un «impulso, porque hay cosas mejorables» en la gestión de la limpieza. «Desde que fui designado concejal [mediados de junio], empezamos a ver las posibilidades de mejorar la limpieza en Alicante. Estoy hablando de la semana después de Hogueras, cuando se nos felicitaba. Hay cambio de personas, de estructuras y la adscripción de un departamento a la nueva estructura, ya que parques y jardines, que dependía de Infraestructuras, también pasa a depender de este área», explicó el concejal de Limpieza, quien agradeció el trabajo realizado por Gambín, jefe de servicio saliente, en esta última etapa. «Cuando llegó hace un año y algo, la limpieza en Alicante era un caos. Ha mejorado bastante con su gestión. Pero con los tiempos que vienen, hay que darle un cambio», prosiguió ayer el edil, en alusión a la finalización del actual contrato en dos años y a la redacción del nuevo pliego de condiciones.

En cuatro años, Limpieza ha tenido tres jefes de servicio (Marhuenda, Gambín y ahora Marco) y el contrato, cuatro responsables de su control (Marhuenda, Toribio, Gambín y Chicote).

El PP insiste en no prorrogar el contrato que termina en 2021

El concejal afirma que si siguiera la contrata sería porque él no ha «hecho su trabajo» o porque las nuevas condiciones fuesen peores

El PP sigue firme en su intención de no prorrogar el contrato de limpieza viaria y recogida de residuos que finaliza en 2021, después de ocho años prestándose en la ciudad de Alicante. El alcalde, Luis Barcala (PP), ya anunció durante la reciente campaña electoral que no recurriría a las prórrogas que figuran en el contrato prestado desde 2013 por la UTE formada por FCC, Ferrovial y dos empresas de Enrique Ortiz.

En esa idea insistió ayer el concejal de Limpieza, el también popular Manuel Villar, quien añadió que si las empresas continúan al frente del contrato en el segundo tramo de 2021 es porque el gobierno municipal, ahora formado por el PP y Ciudadanos, «no ha hecho su trabajo» o porque lo «que se propone en la licitación es peor de lo que hay», un extremo difícil cuando todos los partidos coinciden en que el actual pliego es insuficiente para Alicante. «Tenemos que llegar y lo que llegue tiene que ser mejor», afirmó ayer el edil tras anunciar los cambios en el organigrama de Limpieza.

Además, el concejal recordó que la concejalía debe preparar la redacción del nuevo proyecto de gestión para la recogida y el tratamiento de los residuos que impone el Plan Integral de Residuos (PIR) de la Comunidad, que debe estar listo en enero de 2021.

Compartir el artículo

stats