Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Riesgo de gota fría en otoño

La elevada temperatura del mar, de hasta 28 grados, por las sucesivas olas de calor aumenta la probabilidad de sufrir un episodio de lluvias torrenciales

Riesgo de gota fría en otoño

Riesgo de gota fría en otoño

«Tenemos gasolina para que se desarrollen lluvias torrenciales» este otoño. Así de gráfica es la previsión del catedrático de Análisis Geográfico y director del Instituto de Climatología de la Universidad de Alicante (UA), Jorge Olcina.

Las sucesivas olas de calor que estamos sufriendo este verano han elevado la temperatura del mar a entre 27 y 28 grados en algunas zonas de la costa alicantina, que si se combinan en otoño con aire frío en las capas altas de la atmósfera podrían dar lugar a la temida gota fría.

El catedrático indica que «estas temperaturas en el agua del mar Mediterráneo frente a nuestras costas son un factor de riesgo importante para el posible desarrollo de tormentas fuertes». Además, el calentamiento se ha producido de manera muy rápida, puesto que en junio el mar estaba por debajo de su temperatura habitual para esas fechas en el litoral provincial.

Por el momento, la predicción a corto plazo, hasta finales de agosto, no marca el desarrollo de ninguna gota fría, añade el responsable del Instituto de Climatología. «Pero habrá que estar este año especialmente vigilante a la evaluación de la atmósfera en septiembre y octubre», advierte el también presidente de la Asociación Española de Geógrafos.

Además, los modelos estacionales de septiembre y octubre indican el desarrollo de un final de verano y comienzos de otoño caluroso. De manera que el riesgo de lluvias fuertes este año se prolongará hasta bien entrado noviembre, afirma Olcina. Por este motivo, la vigilancia de las condiciones atmosféricas que se vayan produciendo deberá ser «más constante y detallada», advierte el catedrático.

Cabe recordar que en años anteriores, las lluvias torrenciales se han producido entre septiembre y octubre.

Este verano está siendo especialmente caluroso como indicaban las previsiones. Parecido al registrado en 2012 y en 2015. Y ambos años se sufrieron gotas frías en otoño en la provincia. Pero ninguna fue tan fuerte como la sufrida en la Marina Alta en 2007, cuando se registraron más de 400 litros por metro cuadrado.

Tormentas en el interior

Por otra parte ayer se produjeron tormentas y chubascos intensos en el interior norte de Alicante, en localidades como Xixona, Castalla, Villena, Salinas, Sax y Elda. Según los medidores de Meteoclimatic, las lluvias dejaron cerca de 16 litros en Elda, nueve en Petrer, y apenas dos en Novelda, por lo que las lluvias cayeron de forma muy localizada. El punto donde más litros se recogieron fue en el Maigmó, con 31 litros.

También se registraron tormentas de intensidad muy fuerte en el interior sur de la provincia de Castellón y en zonas limítrofes del interior norte de Valencia.

De hecho, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) había decretado la alerta amarilla.

Hoy precipitaciones en el interior

La Comunidad Valenciana sufrirá lluvias e incluso tormentas, como en el caso del norte e interior de Alicante o interior y litoral sur e interior norte de Valencia. En Castellón, únicamente en la zona del interior se registrarán tormentas desde las 15 horas hasta medianoche, según las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). En la capital las probabilidades de lluvias más elevadas se daban de madrugada, aunque el cielo estará nublado la mayor parte de la mañana y podría caer alguna gota hasta las 12 del mediodía. Además, las temperaturas bajan ligeramente y se quedan por debajo de los 30º.

Compartir el artículo

stats