Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«La compra pública de innovación siempre es posible; es una inversión»

Javier es doctor en Derecho y mañana participa en la presentación de la primera Guía Europea de Compra Pública Innovadora en Economía Circular elaborada por Aguas de Alicante

Javier Vázquez Matilla: «La compra pública de innovación siempre es posible; es una inversión»

Javier Vázquez Matilla: «La compra pública de innovación siempre es posible; es una inversión»

La Compra Pública de Innovación (CPI) es una herramienta estatal que fomenta la investigación mediante la adquisición con fondos públicos de soluciones tecnológicas innovadoras. Con ella, lo que se pretende es encontrar ideas que aún no hayan sido comercializadas, basadas en I+D, que satisfagan las necesidades de las administraciones, que se comprometen a proporcionar todo lo que se necesite para hacer posible su implantación. Reunir en una misma sala a las instituciones públicas y a los creadores de los proyectos tecnológicos (pymes y empresas emergentes conocidas como «startup») para explicarles los beneficios que genera la CPI es el objetivo de Aguas de Alicante, que mañana presenta un manual, el primero a nivel europeo, que explica de manera eficaz cómo, porqué y para quiénes es indispensable esta herramienta que facilita el progreso de los municipios y el bienestar de sus habitantes.

Para refrendarlo cuentan con el eminente jurista Javier Vázquez (Pamplona, 1981), experto en contratación pública. Su ponencia magistral, abierta al público, empieza a las 9.45 horas, en el Edificio 1 del Distrito Digital (avenida Jean Claude Combaldieu, s/n, de Alicante).

P En el panorama político actual, ¿es posible la Compra Pública de Innovación?

R Indudablemente, sí. Los recursos económicos existen al margen de la situación que se viva. Es cierto que a mayor estabilidad, mayor viabilidad; pero siempre se puede llevar a cabo la CPI con el gasto público ordinario porque el dinero sale de la misma partida presupuestaria con la que se adquieren el resto de suministros. En momentos de más volatilidad política, la CPI premia a las empresas más innovadoras, a las pymes, que suponen el 95% del tejido empresarial, y esto dota de estabilidad al sistema.

P ¿Cuál es el marco ideal para que se desarrolle?

R Ya existe y está en la normativa de contratos públicos, que se ha simplificado considerablemente y hace muy sencilla la compra pública precomercial en la que apoyamos proyectos piloto, nuevas soluciones diferentes a las ya existentes con las que fomentamos la investigación y el crecimiento de las empresas. Se ha rebajado el peso burocrático para favorecer el crecimiento de la innovación.

P Desde su experiencia, ¿qué barreras hay que salvar todavía?

R La mayor es la profesionalización de la compra pública. Adquirir innovación no es difícil, pero hay que estar capacitado para ello. Hay que combatir el miedo a lo diferente, a frases del tipo «no sé cómo se hace, no se puede hacer». Ese temor va en contra de la eficiencia y el control de figuras como la corrupción. Actividades como la que vamos a hacer en Alicante tienen que servir para formar, para perder el miedo a la innovación. La segunda barrera es la complejidad de algunos procesos que, mal usados, pueden llevar a que no den los frutos esperados los procedimientos de innovación; en particular, la asociación para la innovación.

P ¿Las administraciones públicas deben ver estos contratos como gasto o como inversión?

R Comprar innovación es siempre una inversión, una que beneficia a todas las empresas tanto en la especialización de sus trabajadores, como en su productividad. Se supera la visión tradicional de adquisición de productos a corto plazo y se desarrolla una nueva fórmula de inversión, de cambio de modelo de sociedad y de modelo económico para España.

P ¿Está justificado el miedo de una «startup»

R No. Creo que la CPI y los mecanismos que la rodean, bien utilizados, garantizan la protección de los procesos que necesiten ser secretos. Con los públicos, saber en qué trabajan otras administraciones u otras empresas ayuda a crecer porque generan un efecto tractor de la innovación. Quien apoya la búsqueda de soluciones nuevas a problemas actuales que se trataban con la compra de suministros que a corto plazo estaban en el mercado, ve ahora que sus investigaciones le permiten seguir creciendo porque se le compra su producto. Las empresas necesitan vender, no que se les subvencione.

P ¿Qué desea que se lleven quienes asistan a su ponencia?

R Tranquilidad. Confianza en que quienes trabajamos para optimizar los recursos públicos tenemos la voluntad de cambiar el modelo económico de este país, de combatir problemas como el paro, el escaso crecimiento, la fuga de talento y, sobre todo, conseguir que la compra pública de innovación sea sencilla. Que todo el mundo sea conscientes de que, con un buen asesoramiento es factible llevarlo a cabo y solventar problemas. Por ejemplo, en el campo de la salud, hay que cambiar la idea de que todo pasa por comprar medicamentos para combatir el problema cuando ya está encima. Investigar para prevenir enfermedades siempre es más rentable a largo plazo en todos los sentidos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats